•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Una tomografía comprobó que ya desapareció el tumor cancerígeno en la laringe del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, aunque esto deberá ser confirmado con una endoscopia, informó el oncólogo del exmandatario, Artur Katz.

"Nos fuimos de autoestop en los exámenes y desde el punto de vista tomográfico no se ve más el tumor", señaló Katz en entrevista publicada hoy por el diario Folha de Sao Paulo, después de las pruebas a las que fue sometido Lula el sábado, cuando ingresó al Hospital Sirio Libanés de Sao Paulo por una deshidratación y fatiga.

No obstante, Katz aclaró que solo una endoscopia, que será realizada entre cuatro y seis semanas después de concluir el tratamiento de radioterapia, podrá constatar la remoción definitiva del tumor.

"Ese es el mejor examen para evaluar eso, pues la tomografía puede no observar células cancerosas", alrededor de donde se encontraba el tumor, explicó el médico.

Según Katz, "de cualquier forma, es una buena noticia y nos deja más confiados y muestra que estamos en el camino correcto, pero nosotros (los médicos) sólo hablamos de curación después de cinco años sin retorno de la enfermedad".

Lula, de 66 años, entró caminando el sábado a la clínica donde realiza su tratamiento oncológico, después de pasar doce horas sin alimentarse adecuadamente como consecuencia de un cuadro de deshidratación.

De acuerdo con el médico, Lula será evaluado hoy nuevamente, pues está en un nivel alto de inflamación en la garganta, "que es una cosa normal para todos los pacientes".

El hospital, un centro referencia en Latinoamérica del tratamiento contra el cáncer, comunicó hoy en un boletín que el paciente "sigue internado y está clínicamente bien, pasando por un tratamiento de fonoaudiología, fisioterapia, hidratación endovenosa y de asistencia nutricional, alimentándose por vía oral".

El exlíder sindical "deberá retomar el tratamiento de radioterapia mañana, como estaba planeado", apuntó la clínica.

Después de ser diagnosticado con cáncer el pasado 29 de octubre, Lula fue sometido a un ciclo de quimioterapia que le permitió reducir en un 75 % un tumor maligno de tres centímetros y luego comenzó una serie de sesiones de radioterapia, acompañadas por una quimioterapia complementaria más leve.

Desde que comenzó el tratamiento, Lula ha perdido nueve kilos.

El exgobernante esperaba la autorización médica para poder desfilar el próximo 19 de febrero durante el carnaval de Sao Paulo con la escuela de samba Gavioes da Fiel, formada por hinchas organizados del club Corinthians y que este año homenajea a al exmandatario con el tema de las comparsas, carrozas, disfraces y cánticos.

Lula tampoco participó el último viernes en la capital Brasilia de la fiesta por los 32 años del gobernante Partido de los Trabajadores (PT).