•   Belgrado, Serbia  |
  •  |
  •  |
  • Agencias

El frío dejó el sábado tres nuevas víctimas en Serbia y siete en Kosovo, lo cual eleva a 47 el número de muertes debido a las bajas temperaturas en los Balcanes, región donde más de 110.000 personas estaban aisladas de sus localidades por la nieve.

En total, la ola de frío ha causado la muerte de 19 personas en Serbia, 11 en Bosnia, cuatro en Montenegro, tres en Croacia, dos en Macedonia, siete en Kosovo y uno en Albania, según cifras oficiales.

En toda Europa, el número de víctimas se sitúa en torno a las 600.

El presidente de Kosovo, Atifete Jahjaga, calificó de tragedia lo sucedido y declaró un día de luto nacional hoy lunes 13 de febrero.

La avalancha, de 500 metros de longitud y 10 metros de alto, se produjo el sábado en el poblado de Restelica, a unos cien kilómetros de Pristina, y destruyó seis viviendas.

Tras una operación de diez horas de los equipos de rescate que se trasladaron de inmediato al lugar de los hechos, el ministro kosovar de Infraestructura, Fehmi Mujota, informó el sábado por la noche a la emisora pública RTK que una niña de diez años había sido rescatada con vida y que otras siete personas fueron halladas muertas.

Otras tres personas fueron declaradas desaparecidas y la noticia de que tres de ellas han muerto no ha sorprendido hoy, dada la enorme dificultad de sobrevivir en la actual situación climática.

Debido a la ola de frío siberiano, con temperaturas de hasta 22 grados bajo cero, y a las grandes capas de nieve que se han acumulado tras varios temporales, el Gobierno kosovar ha ordenado el cierre de las escuelas en todo el país.