•   Bagdad, Irak  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La reubicación de los refugiados iraníes del campamento de Ashraf, en la provincia iraquí de Diyala (este),comenzó hoy con el traslado de 400 personas a un campo provisional en Bagdad, informó a Efe una fuente de la policía iraquí.

Este primer grupo de refugiados, que pertenecen a la organización opositora iraní de los "Mojahidin Jalq" (combatientes del pueblo),fueron trasladados a un campamento provisional denominado "Hurriya" (Libertad, en árabe) en autobuses del Ministerio de Transporte y bajo fuertes medidas de seguridad.

La fuente agregó que esta iniciativa se llevó a cabo en el marco de un memorando firmado a finales del año pasado entre el Gobierno iraquí y las Naciones Unidas.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió hace dos días al Ejecutivo de Irak que iniciase "sin más demora" la reubicación de los refugiados de ese campamento y exhortó a los habitantes del lugar y también a las autoridades a que colaboren "pacíficamente" en el proceso.

En el campamento de Ashraf residen desde hace casi 20 años unos 3.400 opositores del régimen iraní pertenecientes al grupo de los Muyahidines del Pueblo de Irán, que dejó las armas en 1990.

La gestión del campamento de Ashraf estuvo a cargo de las fuerzas de Estados Unidos desde la invasión de Irak, en marzo de 2003, hasta 2009, cuando pasó a manos iraquíes.

Desde entonces, los iraníes que residen en el campo han denunciado en varias ocasiones agresiones cometidas por las autoridades de Irak.

El pasado abril, 34 personas fallecieron en un ataque de las fuerzas de seguridad iraquíes, que en 2009 ya atacaron Ashraf y causaron 11 víctimas mortales, 500 heridos y 36 detenciones, según la resistencia iraní, que llevó el caso a los tribunales de varios países.

El Gobierno iraquí dio de plazo hasta finales de 2011 para que esos opositores iraníes abandonaran Irak, pero cedió al llamamiento de la ONU para prolongar la permanencia de estos refugiados en el campamento de Ashraf hasta encontrar una solución para ellos.

Irak aceptó esperar hasta el próximo 30 de abril a cambio de que el organismo internacional se comprometa a sacar del país a la mitad de los refugiados durante los próximos meses.