•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, afirmó hoy que "ni quiera Dios" que se legalicen las drogas como vía de combate al narcotráfico y abogó por una solución integral concertada entre los países productores, de tránsito y los consumidores.

Lobo reconoció que la estrategia actual para combatir el tráfico de drogas en Honduras y otros países de Centroamérica "no tiene resultado", pero rechazó que la solución sea legalizarlas, como ha propuesto debatir su homólogo de Guatemala, Otto Pérez Molina.

Pérez Molina, quien asumió la Presidencia Guatemala en enero pasado, dijo recientemente que planteará a sus colegas de América Central, México, Estados Unidos y Colombia debatir la "posibilidad" de despenalizar y "regular" el tráfico y consumo de las drogas, como estrategia para detener los cientos de asesinatos relacionados con esa actividad.

"Lo que yo personalmente creo es que lo que estamos haciendo no tiene resultado" pero "hay que hacerlo", dijo el gobernante hondureño.

La legalización de las drogas, "ni quiera Dios (...), esa no es la solución", aseveró Lobo a los periodistas después de un acto oficial celebrado en la sede del Gobierno.

Recordó que "el expresidente (Álvaro) Uribe hizo una lucha enorme en Colombia por combatir el narcotráfico; el presidente (Juan Manuel) Santos continúa en esta honda labor también, pero la droga sigue saliendo" de ese y otros países productores.

En consecuencia, "la droga sigue pasando por nuestros países y nos deja un saldo, pero terrible, de pérdida de vidas humanas y de violencia" su camino hacia el "mercado que consume", principalmente Estados Unidos, añadió subrayó Lobo.

Al enfatizar que "el consumidor es allá el que tiene que bajar su consumo", el gobernante hondureño remarcó que la lucha contra el narcotráfico "es una responsabilidad de todos" y en este sentido dijo estar "preocupado y buscando soluciones".

Aunque no esté dando resultados la actual estrategia, el combate del narcotráfico "hay que hacerlo (...) porque si no lo hacemos nos convertimos en un paraíso" de las drogas, expresó.

Si se legalizaran las drogas en Honduras, se diría del país que "no hay problema, ahí pueden estar todos y es libre; ni quiera Dios", reafirmó.

Lobo insistió en que la estrategia contra las drogas debe abarcar "desde donde se produce, por donde pasa, hasta donde se consume; tiene que ser una medida integral".

Centroamérica registra una tasa de 44 homicidios anuales por cada 100.000 habitantes, según datos de las Naciones Unidas, una extrema violencia derivada, principalmente, de la actividad de los narcotraficantes y aliados suyos como las peligrosas "maras" o pandillas, principalmente en El Salvador, Guatemala y Honduras.

Estados Unidos, el principal destino de la droga que pasa por Centroamérica procedente del sur del continente, ha rechazado la propuesta del presidente guatemalteco sobre la legalización de los estupefacientes. EFE