•  |
  •  |
  • END

El presidente georgiano, Mijail Saakashvili, anunció ayer viernes haber firmado “el acuerdo de alto el fuego” con “el ocupante ruso”, pero aseguró que no cederá ni un “kilómetro cuadrado” de la república caucásica.

“Hoy (viernes) firmé el acuerdo de alto el fuego”, dijo en una conferencia de prensa con la secretaria estadounidense de Estado, Condoleezza Rice, en Tiflis.

El presidente georgiano “firmó el acuerdo” tras haber “recibido esclarecimientos” sobre el plan de paz, reconoció Rice al precisar haber logrado esas clarificaciones en su reunión del jueves, en el sur de Francia, con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, impulsor y negociador del plan.

“Tras la firma de ese acuerdo, todas las fuerzas rusas y las tropas paramilitares e irregulares que entraron con ellas (en Georgia) deben irse inmediatamente”, apostilló.

Por su parte, Saakashvili subrayó que no renunciará a Abjasia y Osetia del Sur, las dos repúblicas separatistas georgianas que reclaman su reconocimiento internacional tras la fracasada ofensiva militar de las tropas de Tiflis en la segunda de ellas.

“Hay una sola soberanía en Georgia, Abjasia y Osetia del Sur (...) Sólo el gobierno (georgiano) puede permitir la presencia de fuerzas en su territorio”, agregó, al acusar a Rusia de mantener aún ocupada el viernes una “parte significativa” de su país.

EU se pronuncia por fuerza internacional
Estados Unidos considera necesario un futuro envío de una fuerza internacional de mantenimiento de la paz “imparcial” en Georgia, destacó por su parte Rice.

“Necesitamos observadores internacionales” y después, “en su momento, una fuerza internacional de mantenimiento de la paz más robusta e imparcial”, aseguró la jefa de la diplomacia estadounidense tras entrevistarse con Saakashvili.

“La posición de Estados Unidos es que se necesitarán fuerzas internacionales de paz que sean neutrales en este conflicto”, repitió Rice.

Rusia mantiene, por el contrario, que los separatistas osetos y abjasos sólo aceptarán las fuerzas de Moscú.

Sobre el terreno, un convoy de diez vehículos blindados rusos avanzó el viernes por el territorio georgiano desde la ciudad de Gori, cercana a Osetia del Sur, para detenerse a 40 km de Tiflis, constató un periodista de la AFP.