•   Teherán  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Un destructor y un buque de suministro iraníes han atracado en el puerto sirio de Tartas, tras atravesar el canal de Suez, según informó la televisión iraní en español, Hispan TV.

El viaje, el segundo de esta naturaleza desde la Revolución de 1979, se produce en un momento especialmente delicado tanto por la situación en Siria como por las tensiones entre Irán y la comunidad internacional a causa de su programa nuclear.

La XVIII flotilla de la Armada iraní está integrada por el buque de suministro “Jark” y el destructor “Shahid Naqdi”, y es la segunda formación naval de la República Islámica que entra en aguas del Mediterráneo, un año después de que en febrero de 2011 lo hiciera otro grupo similar.

Los dos buques, según la fuente, tienen como misión ofrecer formación marítima a las fuerzas navales de Siria en cumplimiento de un acuerdo rubricado hace un año con el Gobierno de Damasco.

El puerto de Tartus, el segundo más importante de Siria después de Latakia, está situado 160 kilómetros al noroeste de Damasco y 30 kilómetros al norte de la frontera con el Líbano.

Cruzaron con permiso de autoridades egipcias
Ayer, el comandante de la Armada iraní, contraalmirante Habibola Sayari, dijo que los dos buques habían cruzado el Mediterráneo por el Canal de Suez con permiso de las Fuerzas Armadas de Egipto, según informó la agencia oficial iraní IRNA.

Sayari añadió que una de las misiones del viaje es la formación de los cadetes de la Academia Naval Imán Jomeini, situada en la provincia iraní de Mazandarán, a orillas del mar Caspio, que van en los buques.

Previamente, los dos barcos iraníes recalaron el pasado cuatro de febrero en el puerto Saudí de Yeda, pese a las diferencias políticas entre los dos países.

Posteriormente, tras atravesar el estrecho de Bab el Mandeb y el mar Rojo, cruzaron el canal de Suez con autorización de las autoridades militares egipcias.

Sayari dijo hace dos semanas que la misión de esta flotilla estaba en línea con las órdenes del líder y comandante supremo de las Fuerzas Armadas de Irán, Ayatolá Ali Jamenei, de incrementar la presencia de la Armada en aguas internacionales.

En julio del año pasado, Sayari anunció que la República Islámica tenía planes de desplegar barcos de guerra en el océano Atlántico,  y en septiembre precisó que se situarían “cerca de las fronteras marítimas estadounidenses”.

El Gobierno de los Estados Unidos aseguró que no da importancia a los planes anunciados por la Armada iraní de enviar una flota de guerra al Atlántico, cerca de la costa estadounidense, dada su “limitada capacidad naval”.