•   Lima, Perú  |
  •  |
  •  |
  • EFE



 Al menos 17 presos se fugaron esta madrugada del penal de Challapalca, en la región peruana de Puno, tras tomar supuestamente como rehenes a sus vigilantes, informó hoy el jefe del Instituto Nacional Penitenciario, José Pérez.

"La gran mayoría está identificada por sus apodos. Son 17 internos muy 'ranqueados' (con varias condenas). La gente que va a Challapalca es gente que tiene condenas muy largas y sentencias firmes", declaró Pérez a la emisora Radio Programas del Perú (RPP).

El penal de Challapalca se encuentra a unas cinco horas de la ciudad sureña de Puno y no hay sistemas de comunicación en el lugar.

"Estas (la posible toma de rehenes) son informaciones preliminares. Vamos a investigar hasta el final", dijo el encargado de las cárceles en Perú.

Según las primeras pesquisas, los presos recibieron ayuda de cómplices que los esperaban fuera de la prisión.

"Esto ha sido coordinado, han estado (en las afueras del penal) camionetas esperando a los que han fugado, no es algo fortuito sino planificado", manifestó.

Pérez informó de que se dirige a la zona para evaluar la situación, al recordar que en todo el país existe un déficit de personal penitenciario.

Agentes penitenciarios de las regiones de Puno y Arequipa viajan a Challapalca, al igual que personal de la Policía y el Ejército de Perú.

En el momento de la fuga, el penal tenía 129 internos recluidos, aunque tiene una capacidad total para albergar a 240.

En las cárceles de Perú, la mayoría de internos viven hacinados, en condiciones donde están expuestos a enfermedades como la tuberculosis y con un disminuido número de vigilantes, según diversas fuentes.