•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La petrolera estatal venezolana PDVSA informó este domingo que ya ha recogido un 95% del crudo que se derramó hace dos semanas desde una planta ubicada en el municipio Maturín, del estado Monagas (nororiente), y que contaminó un río cercano.

"Tenemos inspectores ambientales de PDVSA desplegados en cada una de esas secciones, trabajando las 24 horas de la mano con la comunidad", señaló el director de Ambiente de la petrolera, Ramiro Ramírez, citado en una nota de prensa.

Ramírez explicó las labores de saneamiento que se realizan en el río Guarapiche, como la extracción manual del crudo "lográndose una recolección del hidrocarburo de 95%, para volver a la normalidad lo más pronto posible", precisó en el comunicado.

La petrolera no ha informado hasta ahora cuánto petróleo se derramó el 4 de febrero cuando se rompió un oleoducto en el Complejo Operativo Jusepín de Monagas.

"Se instalaron puntos permanentes de monitoreo en esa zona y se continúa un trabajo intensivo para limpiar a profundidad", enfatizó la nota de PDVSA.

Ecologistas y expertos en medioambiente señalan sin embargo que el derrame de crudo puede ser significativo y dañar los frágiles ecosistemas de Monagas, caracterizados por la abundancia de manglares, unos bosques semisumergidos que son el hábitat de muchas especies como peces o aves migratorias.

"Los manglares que recibieron la ola de crudo podrían secarse y durar así varios años. Eso depende de la cantidad de petróleo que hayan absorbido, entre otras variables", alertó en la prensa local Antonio Machado, biólogo y profesor del Instituto de Zoología Tropical de la Universidad Central de Venezuela.

Monagas fue declarada en emergencia a raíz de este incidente que también provocó la interrupción del suministro de agua potable a buena parte de los 500.000 habitantes de Maturín.