•   Teherán, Irán  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Irán desplegó aviones de combate y misiles, ayer lunes, en el marco de un “ejercicio” para proteger sus instalaciones nucleares ante un posible ataque israelí, y amenazó con dejar de exportar crudo a más países de la Unión Europea, UE,  el mismo día en que una misión de la AIEA llegaba a Teherán.

La comandancia de la defensa antiaérea iraní afirmó en un comunicado, citado por la agencia IRNA, que lanzaba cuatro días de maniobras “en la mitad sur del país” para reforzar la protección de sus emplazamientos nucleares.

Se recurrirá -añade- a una amplia gama de misiles, a sistemas de radar y a la aviación.

Los “ejercicios” apuntan a reforzar la coordinación entre los Guardianes de la Revolución, guardia pretoriana del régimen que controla en particular los misiles iraníes, y las Fuerzas Armadas tradicionales, precisó el comunicado.

Desde hace semanas, Israel reitera sus amenazas de ataques militares para detener el polémico programa nuclear iraní, lo que inquieta a estadounidenses y europeos, que multiplican las presiones para convencerle de no atacar y dejar que surtan efecto la presión diplomática y las sanciones.

Llega misión de AIEA a Teherán
De hecho, una delegación de la Agencia Internacional de Energía Atómica, AIEA, dirigida por su director adjunto Herman Neckaerts, llegó a Teherán para discutir “soluciones diplomáticas sobre la cuestión nuclear”, según las raras informaciones publicadas este lunes por la prensa iraní.

Su misión, de 48 horas, la segunda en menos de un mes, pretende esclarecer varios aspectos del programa nuclear iraní que suscita dudas sobre sus verdaderos objetivos.

La comunidad internacional se inquieta, pese a los desmentidos de Teherán, de una posible dimensión militar del programa, condenado por seis resoluciones de la ONU, cuatro de las cuales comportaron sanciones que los países occidentales endurecieron posteriormente unilateralmente.

La precedente misión de la AIEA, que se llevó a cabo entre el 29 y el 31 de enero, fue calificada como “buena” por la agencia onusiana, aunque señaló que “aún queda mucho trabajo por hacer”.

Neckaerts espera que la nueva visita permita obtener “resultados concretos”, al tiempo que Irán multiplicó en las últimas semanas demostraciones de fuerza en previsión de una posible reanudación de las negociaciones con las grandes potencias.