•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la argentina Mirta Roses, se mostró hoy en Guatemala a favor de que se abra un debate sobre la posible despenalización de las drogas, como a propuesto el nuevo presidente guatemalteco de Guatemala, Otto Pérez Molina.

Roses dijo a los periodistas que la OPS "apoya la iniciativa del presidente (Pérez Molina) de iniciar la discusión sobre la despenalización de las drogas como una estrategia para combatir el narcotráfico".

El planteamiento guatemalteco debe ser tomado en cuenta porque el tema de las drogas y su combate "debe abordarse desde las diferentes perspectivas", a fin de encontrar una salida a los problemas de salud y seguridad que se desprenden del narcotráfico.

Pérez Molina, que asumió el poder el pasado enero, ha dicho que propondrá a los Estados Unidos, México, Colombia y Centroamérica debatir la posibilidad de legalizar el tráfico y consumo de drogas como estrategia regional para detener los miles de asesinatos relacionados con esa actividad.

Esa iniciativa ya ha sido abiertamente rechazada por Washington, Honduras y El Salvador, mientras que fue recibida con reservas por Costa Rica.

Roses, quien llegó este mismo lunes a Guatemala, se entrevistó en privado en la sede de la presidencia guatemalteca con Pérez Molina y el ministro de Salud, Francisco Arredondo.

Al término del encuentro, la directora de la OPS dijo que el mandatario le explicó el programa "Hambre Cero", lanzado el pasado jueves en Guatemala con el objetivo de reducir en 10 % la tasa de desnutrición que afecta a uno de cada dos niños en el país.

La directora de la OPS, que actúa como Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), aseguró que pese a los esfuerzos que se han hecho a lo largo de los años en Guatemala "la desnutrición crónica sigue siendo uno de los problemas fundamentales que debe ser abordados con prioridad".

Ello, porque la deficiencia alimenticia "impacta en el potencial del país y en la capacidad física, intelectual y social del pueblo". Roses dijo que felicitó a Pérez Molina por el nuevo programa porque la desnutrición "representa una carga muy importante en los gastos improductivos que tiene que hacer el país por la alta frecuencia de los nacimientos prematuros y de bajo peso, que terminan muchas veces en el incremento de la mortalidad infantil y de muertes maternas".

Anunció que la OPS pondrá a disposición del Gobierno guatemalteco la experiencia que ha tenido en otros países con el fin de acelerar el impacto de los programas que buscan frenar la desnutrición.

Roses informó que antes de viajar hoy mismo a Nicaragua, analizará con el ministro guatemalteco de Salud las estrategias que impulsará el Ejecutivo en materia social y en las que la OPS puede reforzar su colaboración.

Comentó que la desconcentración de la atención en los hospitales  que plantean las nuevas autoridades guatemaltacas "es muy importante", porque la población tendrá acceso a servicios de salud de mejor calidad.

"Abrir la oferta de atención hospitalaria en centros y puestos de  salud más cercanos es muy importante" porque los hospitales "están saturados", señaló.

Roses añadió que la OPS brindará asistencia al ministerio de Salud una vez tengan un diagnóstico del sistema, que según el nuevo Gobierno, está en una situación "difícil" por falta de medicinas y equipo para atender a la población.