•   Los Cabos, México  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La reunión informal de cancilleres del G20 concluyó el lunes en el balneario mexicano de Los Cabos (noroeste) con un llamado de México, país que preside el grupo, a no caer en la tentación del proteccionismo en un contexto de crisis financiera.

La reunión, que se celebró durante el domingo y lunes y estuvo dedicada a analizar la gobernanza internacional, el desarrollo sustentable y la seguridad alimentaria, puso especial atención al tema del comercio, dijo Patricia Espinosa, canciller mexicana en una conferencia de prensa al término del encuentro.

Hablamos de "evitar el proteccionismo porque podría llevarnos a un efecto negativo para retomar el crecimiento económico", indicó Espinosa.

Las preocupaciones sobre el comercio las trajo el domingo a la mesa la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton cuando, en su primera participación, instó a las principales economías del mundo a promover un sistema de intercambios comerciales basado en reglas y a asegurarse de la transparencia de las empresas apoyadas por el Estado.

Todos los países se beneficiarían así de un "sistema basado en reglas", dijo Clinton en alusión a China. Y sostuvo que los países que gozan de "competencia abierta, libre, transparente y justa tienen un interés vital en protegerla y una responsabilidad de cumplir las reglas".

Las deliberaciones de los cancilleres del G20, las mayores economías mundiales, se llevaron a cabo una semana antes de que los ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales se reúnan en la Ciudad de México para tratar de llegar a un consenso para ampliar los recursos del Fondo Monetario Internacional (FMI), en momentos en que Europa enfrenta una crisis.

El presidente Felipe Calderón aludió el lunes en un discurso dirigido a los ministros a la urgencia de mejorar las reglas mundiales de los bancos y organismos financieros, instituciones que, añadió, deben asumir su responsabilidad en la crisis.

"Quienes otorgaron créditos, los bancos y las instituciones financieras, también tienen que asumir esa pérdida", sostuvo Calderón.

El mandatario mexicano señaló que el comercio global es una pieza estratégica del crecimiento económico en la segunda década del siglo.

El desafío exige que las economías "grandes y poderosas con fuertes superávits de cuenta corriente y balanza comercial fortalezcan y expandan su mercado interno para hacer crecer sus economías y al mismo tiempo fortalecer a la economía global", consideró el presidente mexicano.

En las conversaciones de este fin de semana los ministros buscaron destrabar asuntos relativos a la gobernanza internacional, desarrollo sustentable y seguridad alimentaria que se han estancado en la ONU y otros organismos multilaterales.

La reunión informal de cancilleres, la primera en su género desde la creación del G20, terminó sin una declaración oficial. México instituyó "una discusión libre" como un marco previo a la cumbre que tendrá lugar en junio en este exclusivo balneario del Pacífico mexicano.