•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El fiscal de Honduras, Luís Rubí, descartó impactos de bala como causa de muerte en el incendio de la cárcel de Comayagua, tras ser practicadas 277 autopsias del total de 359 cuerpos de las víctimas, según declaraciones divulgadas este martes en la prensa local.

"Ninguna de las causas de muerte fue (...) arma de fuego, de ninguna manera", afirmó el fiscal del Ministerio Público ante insistentes denuncias de parientes de víctimas del siniestro, ocurrido el 14 de febrero en Comayagua, 90 km al norte de Tegucigalpa.

El último informe de Medicina Forense del Ministerio Público precisó que hasta este martes las autopsias realizadas eran 277 y que se han logrado "al menos unas 70 identificaciones de cadáveres y 27 entregas de cuerpos" a las familias.

Unos 600 parientes de los reos fallecidos fueron visitados la noche del lunes por el fiscal, quien les explicó que la identificación de cuerpos "es un proceso lento", según el asesor de los familiares, Agustín González.

"Aunque hay algunos que por los nervios son más belicosos se acordó con el fiscal que vamos a llevar" la situación "en paz" para evitar nuevos incidentes, indicó el asesor del recién integrado Comité de Familiares de las Víctimas de la Penitenciaría Nacional de Comayagua.

Desesperados por la lenta entrega de los cuerpos, decenas de familiares se abalanzaron en la tarde del lunes sobre bolsas de cadáveres que los forenses habían colocado en la calle frente a la morgue de Tegucigalpa, tras romper el cerco de policías y soldados.

González informó que el presidente Porfirio Lobo visitará a los familiares en el Instituto de Formación Profesional, este de la capital, para informarles sobre el proceso de identificación y hablar de eventuales indemnizaciones.

El asesor informó que los parientes se molestaron porque los expertos en Medicina Forense que practican las autopsias colocaron los cuerpos en el suelo en la calle frente a la morgue judicial al bajarlos de los camiones refrigerados y porque escucharon que algunos podrían ser sepultados en fosas comunes.

"Es totalmente falso que los cuerpos de las víctimas de la granja penal 'estaban tirados en la calle', como maliciosamente fue informado por personas inescrupulosas que se encargaron de inducir a los familiares de víctimas a introducirse a la morgue capitalina y provocar que algunos contenedores fueran abiertos", anotó el comunicado.

"Asimismo, es igualmente falso que los cadáveres serán sepultados en fosas comunes, asimismo es totalmente falso que serán enviados a otro país, como algunas personas se han encargado de mal informar a los familiares de la víctimas incrementando el dolor que ya están sufriendo con la pérdida de su ser querido", aclaró Medicina Forense.