•   CARACAS / AFP  |
  •  |
  •  |

La próxima operación a la que será sometido el presidente venezolano, Hugo Chávez, en la misma zona donde le fue extirpado en 2011 un tumor cancerígeno, abrió ayer miércoles un nuevo período de incertidumbre en el país, antes de los comicios de octubre en los que aspira a la reelección.

Chávez viajará a La Habana para que los mismos médicos que lo operaron de un tumor en junio del año pasado, le extraigan en los próximos días una “lesión” que tiene “alta” probabilidad de ser cancerosa, adelantó el martes por la noche el mandatario, quien en octubre pasado había dado por superada su enfermedad.

La “lesión”, de casi dos centímetros de diámetro, fue detectada durante unos exámenes médicos el sábado en La Habana, dijo Chávez, quien hasta ahora no ha revelado la naturaleza y ubicación del cáncer que contrajo.

Chávez, de 57 años, no utilizó la palabra “tumor” para describir ese mal que puede ser “benigno o maligno”, y negó a la vez sufrir metástasis, es decir, una propagación del cáncer a otros órganos del cuerpo. Tampoco precisó cuándo será operado.

La noticia, que puso fin a varios días de intensos rumores en las redes sociales sobre un deterioro de su estado de salud, conmocionó al país en pleno clima preelectoral de cara a los comicios presidenciales del siete de octubre.

En el poder desde 1999 y aspirante a un tercer mandato, el Presidente había entrado de lleno la semana pasada en la contienda electoral, después de que la oposición eligiera en las primarias del 12 de febrero a su candidato único, el gobernador Henrique Capriles Radonski.

Ausencia de varios días
Pero, tras multiplicar sus apariciones a finales de la semana pasada mostrándose dispuesto a “pulverizar” a su contrincante en las urnas, Chávez estuvo ausente de la escena pública desde el sábado hasta el martes.

Al anunciar su nueva dolencia, el Presidente admitió que de resultar maligna se entraría en otra fase, “seguramente de radioterapia focalizada” y que eso, “por supuesto, (lo) frenaría” en su agenda de cara a los comicios.

Pero, “independientemente de mi destino personal, la Revolución (socialista) ya tiene su impulso y nada ni nadie podrá detenerla”, dijo Chávez, que sigue gozando de una alta popularidad, 13 años después de su llegada al poder.


Solidaridad será menor
Para el Presidente de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, esta nueva complicación de la salud del jefe de Estado “puede generarle un efecto temporal de solidaridad popular, como la primera vez, pero es probable que la magnitud sea menor, porque ya no es una sorpresa”.

Chávez deberá buscar “nuevas ideas, compensadores” de su enfermedad de cara a los comicios, y es posible que trate de “cambiar la fuerza de su liderazgo por la simbología de su Revolución”, apuntalando además a alguno de sus “delfines” como potenciales sucesores, declaró a la AFP este analista.

El vicepresidente Elías Jaua, el canciller Nicolás Maduro, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, y el gobernador de Barinas y hermano del mandatario, Adán Chávez, son los nombres que suenan con más fuerza para sucederle.

El nombramiento del nuevo Vicepresidente, previsto para cuando Jaua inicie su campaña electoral como candidato a la gobernación de Miranda en los comicios de diciembre, podría ser una señal.

Pero Chávez “quizás no quiera hacerlo rápidamente -nombrar a un vicepresidente- porque agudizaría los rumores de su enfermedad”, según León.

Otra de las hipótesis que circuló en los medios de comunicación, es un eventual cambio de fecha de las elecciones, que no serían formalmente convocadas hasta fines de marzo.

“Esa es una decisión del Consejo Nacional Electoral, pero no hay motivo para mover la fecha de las elecciones”, dijo a la AFP el abogado constitucionalista Enrique Sánchez Falcón, recordando que Chávez no es todavía candidato formal en los comicios y que su mandato de seis años finaliza el 10 de enero de 2013.