•  |
  •  |
  • EFE

El número de personas que han tenido que abandonar sus hogares y alojarse en albergues públicos a causa de la crecida de un río por las fuertes lluvias en el estado brasileño de Acre se eleva a 16.798, informaron fuentes oficiales.

El río Acre, que cruza Río Branco, la capital de ese estado amazónico, fronterizo con Bolivia y Perú, se salió de su cauce en los últimos días y ha obligado a miles de personas a dejar sus hogares.

De los damnificados, al menos 5.551 están en Río Branco, según el gobierno regional.

Estas personas han tenido que ser trasladadas a refugios habilitados por las autoridades, de acuerdo con el último boletín.
       
El informe precisa además que el río Acre alcanzó un nivel de 17,50 metros, tres metros y medio por encima de la cota de desbordamiento, a su paso por la capital regional.

Un portavoz del cuerpo de bomberos de Acre explicó a Efe por teléfono que el caudal del río sube un centímetro cada tres horas.

Según las autoridades, la crecida del río ha afectado en Río Branco a 14.300 inmuebles.

El portavoz de los bomberos de Acre señaló que en todo el estado hay más de 65.000 personas afectadas de una u otra manera por las inundaciones.

El boletín del gobierno regional agrega que el envío de alimentos, medicamentos y agua potable a las áreas inundadas está asegurado y que los equipos de rescate trabajan para garantizar la llegada de suministros.

El Gobierno brasileño envió efectivos de las Fuerzas Armadas y helicópteros para la entrega de provisiones en las zonas aisladas.

La hasta ahora mayor crecida del río Acre se registró en 1997, cuando el nivel de las aguas llegó a los 17,66 metros.