•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El director del Servicio Federal de Control de Drogas de Rusia, Víctor Ivanov, de visita en Nicaragua, expresó hoy el "firme rechazo" de Moscú a la despenalización de las sustancias prohibidas, un tema que, según denunció, es "financiado por círculos interesados".

"Nosotros estamos en contra de la legalización (de las drogas). No se pueden legalizar los estupefacientes y nuestra opinión la comparten muchos países europeos", sostuvo Ivanov en rueda de prensa conjunta con la jefa de la Policía nicaragüense, Aminta Granera, en Managua.

El funcionario calificó ese debate como "una mascarada" y agregó que en una cumbre celebrada el año pasado el tema surgió a propuesta del exsecretario general de la ONU Kofi Annan y un expresidente de México, que no identificó.

"El análisis de esta situación, de esa reunión, nos llevó a conocer que este tema se está financiando por los círculos interesados", señaló Ivanov.

Afirmó, además, que Rusia y Estados Unidos coinciden en oponerse a despenalizar las drogas.

Por su lado, la jefa de la Policía de Nicaragua, Aminta Granera, dijo que las autoridades no han debatido esa propuesta.

Ivanov está en Nicaragua como parte de una gira en la región que ya lo llevó a El Salvador y que incluye México y Panamá para firmar acuerdos de combate al narcotráfico, según los pocos detalles de su agenda que han trascendido.

El año pasado, el Servicio Federal Antidrogas de Rusia (SFAR) anunció un proyecto de ley para penalizar el consumo de las sustancias prohibidas.

En Rusia, alrededor de 1,5 millones de personas son drogodependientes, hasta 4 millones consumen drogas y unas 126.000 con edades comprendidas entre los 15 y 34 años mueren anualmente como consecuencia de las sustancias prohibidas, según cifras oficiales.

En Centroamérica, el presidente de Guatemala, Otto Pérez, sirvió el debate el pasado día 11, cuando anunció que plantearía a sus colegas de América Central, México, Estados Unidos y Colombia analizar la "posibilidad" de despenalizar el tráfico y consumo de drogas como estrategia para detener los cientos de asesinatos relacionados con esa actividad en la región.

Una semana después, sin embargo, el propio Pérez admitió que su idea no fue bien recibida.

El gobernante guatemalteco se pronunció a favor de "regular" la producción, traslado, transporte y comercialización de las drogas, para dejar de invertir "millones de dólares" en el combate al narcotráfico y detener los cientos de asesinatos relacionados con esa actividad.

Centroamérica, por su posición geográfica, es utilizada como corredor para el tráfico de la droga producida en Suramérica hacia México y Estados Unidos, y en los últimos años su territorio también es utilizado por los narcotraficantes como "bodega" de drogas.

Washington considera que por esta región transita hasta un 90 por ciento de las aproximadamente 700 toneladas métricas de cocaína que entran a Estados Unidos procedentes de Colombia.

Centroamérica, considerada una de las zonas más violentas del mundo, tiene 45,7 millones de habitantes y registra una tasa de 44 homicidios anuales por cada 100.000 habitantes, cuando la media mundial es de 8, según datos de la ONU.