•   Santo Domingo, República Dominicana  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente dominicano Leonel Fernández prestó juramento el sábado por la mañana para un nuevo mandato de cuatro años y presentó las bases de su plan para reactivar y proteger la economía nacional, debilitada por los altos precios de petróleo y los alimentos.

A la toma de posesión, celebrada en la Asamblea Nacional, asistieron numerosos mandatarios centroamericanos, además del colombiano Alvaro Uribe, la chilena Michelle Bachelet y el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

En su discurso de investidura, el presidente ya gobernó de 1996 a 2000 y de 2004 a 2008, se felicitó de los logros conseguidos en los últimos cuatro años de gobierno, cuando el crecimiento rondó el 9,5% del Producto Interior Bruto (PIB).

Además, Fernández explicó que quiere mantener el crecimiento del PIB en una media del 6% anual y la inflación en un sólo dígito, facilitar la financiación de los sectores productivos, principalmente el agropecuario, privilegiar el gasto público para inversiones en educación, salud y vivienda y elevar las reservas internacionales del BC hasta llegar al nivel de las econmías de la región.

"Sólo así se aumentará la capacidad de nuestra economía de mantener la confianza y la estabilidad macroeconómica frente a los choques externos", aseguró.

Fernández, de 54 años, presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD, centro-derecha), criticó la especulación que preside los mercados petroleros, que provoca una subida de los precios. El presidente recordó que en 2004, la factura petrolera de su país era de 1.667 millones de dólares, financiado sin problema por las remesas familiares en dólares de los emigrantes, y este año alcanzará los 6.500 millones de dólares, dificilmente financiables.

"El mundo no puede seguir así, apoyándose en la codicia y el engaño para amasar grandes fortunas", aseguró.

Fernández recordó que en lo que va de año, el PIB del país ha crecido un 7,5% y la inversión extranjera directa fue de 1.511 millones de dólares, es decir casi 700 millones más que en el mismo periodo del año pasado.

El turismo y las remesas ya aportaron ingresos cercanos a los 4.500 milones de dólares. "Sólo en turismo la inversión proyectada para este año será de 1.876 millones de dólares y para 2009 y 2010 llegará a 2.100 millones de dólares", explicó.

"Estos datos ponen en evidencia la fuerza y dinamismo de la economía dominicana. Por eso, al iniciar este nuevo mandato, me permito reivindicar mi fe y confianza en el futuro de nuestra nación para que pensemos que aquí, pese a los malos tiempos es para adelante de vamos", aseguró.