•   Bogotá / EFE  |
  •  |
  •  |

Supuestos integrantes del Sexto Frente de las FARC le cosieron la boca con alambre y le fracturaron un dedo a un campesino colombiano que se negó a colocar un burro-bomba frente a las dependencias del Ejército en el municipio de Caloto, informaron a Efe fuentes oficiales.

El alcalde de la localidad, Jorge Arias, indicó que según la víctima, Luis Eider Dagua, de 42 años de edad, tres hombres armados y vestidos de civil lo abordaron el jueves mientras pescaba en el río Palo, que da nombre al sector de Caloto en el que reside.

«Tres sujetos lo obligaron a llevar a un lugar donde estaban acantonadas las tropas del Estado colombiano un burro-bomba. Al negarse a todos estos requerimientos, fue objeto de una brutal tortura que le dejó heridas en el rostro y en el cuerpo», señaló el alcalde.

Además de los golpes que le propinaron a Dagua, los agresores le cosieron la boca con un alambre y le golpearon las manos con piedras hasta fracturarle un dedo de la mano izquierda, según las informaciones que el comandante de la Brigada Móvil número 14, el coronel Jhon Meza, le facilitó a Arias.

Tras el ataque, el campesino corrió en busca de ayuda y fue más tarde trasladado al Hospital de Santander de Quilichao, municipio del norte del Cauca vecino a Caloto, donde según el alcalde, «se encuentra fuera de peligro».

El Ejército determinó que los autores del asalto pertenecen al Sexto Frente de las FARC que tiene presencia en la zona, aunque el alcalde reconoció que hasta el momento «ningún autor armado ha reivindicado el hecho».


El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, condenó esta acción, y lo calificó de «inhumano», declaración que hizo desde Cali donde participaba en un acto empresarial.

«Esta es una demostración de barbarie, de cobardía y de desespero, porque la acción de la fuerza pública ha sido efectiva y los estamos sacando de sus madrigueras y cerrándoles los cordones de movilidad”, afirmó.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus