•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, agradeció hoy la ayuda de países amigos en las necropsias e identificación de las 360 personas fallecidas en el incendio de la cárcel de Comayagua (centro) y las causas del siniestro, que se registró el pasado día 14.

Lobo indicó que a nombre de su Gobierno y del pueblo hondureño agradecía a los equipos de forenses que llegaron de Chile, El Salvador, Guatemala, México y Perú, quienes en coordinación con sus homólogos hondureños practicaron durante seis días 352 autopsias de las 360 víctimas mortales de la Granja Penal de Comayagua.

Una de las víctimas era la mujer de uno de los presos, que había llegado a visitarle.

El gobernante hondureño celebró una ceremonia especial en la Casa Presidencial para agradecer, además, a otros países como Belice, Canadá, Colombia, Costa Rica, Cuba, España, Estados Unidos, Nicaragua y República Dominicana, y la Unión Europea, por su solidaridad con Honduras ante la tragedia mortífera de la prisión.

65 mil dólares de España
Estados Unidos colaboró en principio con la investigación de las causas del incendio, el que según el equipo de expertos que se dedicó a ese trabajo, obedeció a algo "accidental".

España, por su parte, aportó 50.000 euros (unos 65.500 dólares) en ayuda inmediata para la compra de medicinas para atender a los reos heridos y otros requerimientos en las tareas de identificación de cadáveres.

Además, un equipo de expertos forenses españoles llegará la próxima semana a Tegucigalpa, según informó a Efe el embajador de España en Honduras, Luis Belzuz de los Ríos.

A la ceremonia en la Casa Presidencial asistieron algunos de los médicos forenses y los embajadores de Chile, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, México y Perú.

Trasladan cuerpos
Mientras se celebraba el evento en la Casa Presidencial, las autoridades iniciaban el traslado en contenedores de unos 298 cadáveres hacia las instalaciones de la Academia Nacional de Policía, al suroeste de la ciudad, donde a partir de hoy continuará la identificación y entrega de los fallecidos a sus familiares.

La decisión del Ministerio Público provocó una nueva reacción histérica de varios familiares, que dijeron a periodistas que les están "mintiendo" y exigieron que se agilice la entrega de sus deudos.

Hasta ahora han sido entregados unos 60 cadáveres a sus familiares, de un poco más de 80 que han sido identificados, según fuentes del Ministerio Público.

Algunos parientes como Hernán Solano, quien dijo que reclama la entrega de un hijo, expresó que las autoridades están jugando con el dolor de las familias de los fallecidos en la prisión de Comayagua, que se localiza unos 80 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Empresas se compadecen
Bessy Torres, madre de uno de los reos que murieron quemados en la cárcel, indicó a los periodistas que está desesperada, que en su trabajo en Siguatepeque (unos 113 kilómetros al norte de la capital hondureña) le han adelantado sus vacaciones para que venga a buscar los restos de su hijo, pero que no ha tenido respuesta.

Agregó que teme que siga pasando el tiempo sin que le entreguen los restos de su hijo y perder el trabajo.

Un portavoz de la Policía, Leonel Sauceda, dijo a periodistas que han podido hablar con los familiares de las víctimas y que ellos han entendido que en las nuevas instalaciones donde continuará la identificación y entrega de cadáveres, tendrán comodidades que no era posible ofrecerles en los predios de Medicina Forense.

El incendio de la Granja Penal de Comayagua se registró entre la medianoche del 14 y la madrugada del 15 de febrero, y constituye la peor tragedia del deficiente sistema penitenciario hondureño.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus