•  |
  •  |
  • END

T Presenta estrategia para reactivar y proteger debilitada economía
SANTO DOMINGO / AFP
El presidente dominicano Leonel Fernández prestó juramento este sábado para un tercer mandato de cuatro años, en una ceremonia en la que presentó su estrategia para reactivar y proteger la economía, debilitada por los altos precios del petróleo y los alimentos.

A la toma de posesión, celebrada en la Asamblea Nacional, asistieron numerosos mandatarios centroamericanos, además del colombiano Álvaro Uribe, la chilena Michelle Bachelet y el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón. La ceremonia fue austera y se prescindió del tradicional desfile militar debido a las dificultades económicas.

En su discurso, el presidente --que ya gobernó de 1996 a 2000 y de 2004 a 2008-- explicó que pese a la crisis global quiere mantener el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) en una media del 6% anual y la inflación en un sólo dígito.

Además, prometió facilitar la financiación de los sectores productivos, principalmente el agropecuario, privilegiar el gasto público para inversiones en educación, salud y vivienda, y elevar las reservas internacionales del Banco Central (BC) hasta llegar al nivel del resto de las economías de la región.

“Sólo así se aumentará la capacidad de nuestra economía de mantener la confianza y la estabilidad macroeconómica frente a los choques externos”, aseguró en su intervención, que sufrió numerosos problemas de sonido debido a la tormenta tropical Fay, que azotó este sábado República Dominicana.

Fernández, de 54 años, presidente del Partido de la Liberación Dominicana (PLD, centro-derecha), criticó la especulación que preside los mercados petroleros, causante en buena parte de la subida de los precios.

El presidente recordó que en 2004 la factura petrolera de su país era de 1,667 millones de dólares, financiada sin problema por las remesas familiares en dólares de los emigrantes, y este año alcanzará los 6,500 millones de dólares.

“El mundo no puede seguir así, apoyándose en la codicia y el engaño para amasar grandes fortunas”, aseguró. Fernández recordó que en lo que va de año el PIB del país ha crecido un 7.5% y la inversión extranjera directa fue de 1,511 millones de dólares, es decir casi 700 millones más que en el mismo periodo del año pasado.

El turismo y las remesas familiares ya aportaron a Dominicana de enero a julio de 2008 ingresos cercanos a los 4,500 millones de dólares. “Sólo en turismo la inversión proyectada para este año será de 1,876 millones de dólares, y para 2009 y 2010 llegará a 2,100 millones de dólares”, explicó.

“Estos datos ponen en evidencia la fuerza y dinamismo de la economía dominicana. Por eso, al iniciar este nuevo mandato, me permito reivindicar mi fe y confianza en el futuro de nuestra nación”, aseguró.

En su discurso, Fernández hizo hincapié también en el problema de los altos precios de los alimentos e instó a sustituir las importaciones por producción local. Para ello anunció inversiones especiales y facilidades de crédito para el sector agropecuario y un proyecto de ley sobre seguridad alimentaria.

“El hambre equivale a una sentencia de muerte y es moral y políticamente inaceptable. Tiene que desaparecer de República Dominicana y de la faz de la tierra”, agregó. Fernández anunció además numerosos proyectos de infraestructura producto de una mayor cooperación entre el sector público y privado, como es la segunda línea del metro de Santo Domingo y una mejora en la distribución de electricidad.

También aseguró que República Dominicana quiere tener un mayor papel en la comunidad internacional y reiteró su compromiso con la integración regional. “República Dominicana aspira a ser parte de un concierto de naciones que produzca los mejores vínculos con sus vecinos, apueste por el multilateralismo, la integración regional y la búsqueda de la paz”, citó.

La ceremonia se llevó a cabo en medio de grandes medidas de seguridad y con un importante despliegue del ejército. Luego Fernández acudió al Congreso a asistir a la toma de posesión de su gabinete y después tenía previsto participar en una misa. “La democracia dominicana se ha consolidado (...) Iniciemos este periodo sin miedo, sin temor, sin vacilaciones, con valentía y con confianza en nuestra capacidad de trabajo”, concluyó.