•   La Habana, Cuba  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Fuertes lluvias y más de 10.000 evacuados deja en Cuba la tormenta tropical Fay, que tocará tierra este domingo por el centro del país y amenaza con convertirse en huracán en su ruta a Florida, tras causar cinco muertes en República Dominicana y Haití.

El centro de la tormenta se ubicaba a 335 km al sureste de La Habana y a 435 km al sur-sureste de Cayo Hueso (Florida, Estados Unidos), según el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami, en un reporte de las 17H00 locales (21H00 GMT).

Con vientos máximos de 85 km/h, Fay se desplazaba a unos 24 km/h y se espera que atraviese Cuba entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, antes de acercarse a los cayos de Florida la noche del lunes, de acuerdo con el informe.

Más de 6.000 personas fueron evacuadas en la provincia de Granma, sobre todo de los municipios costeros de Niquero y Pilón, otros 2.700 en Las Tunas y Camagüey -las tres en el oriente-; y, en el centro, 1.600 en Ciego de Avila, en tanto que Cienfuegos se alista para resguardar a unos 15.000, según los reportes locales.

Vientos y aguaceros golpearon Guantánamo, Camagüey y Granma; y quedó aislado el pueblito de Guamá, en las estribaciones de la Sierra Maestra, Santiago de Cuba, pero hasta ahora solo reportaban afectaciones materiales menores.

"En un punto entre la provincia de Matanzas y Cienfuegos (occidente de Cuba) tocará tierra el centro" de la tormenta, sin que probablemente pase como huracán, dijo el director del Centro de Pronósticos del Instituto de Meteorología de Cuba (Insmet), José Rubiera.

Cinco de las 14 provincias se hallaban la tarde del domingo en alerta ciclónica, seis del oriente pasaron a la normalidad, y tres del occidente deben mantenerse informadas, incluida La Habana, donde pueblitos costeros del sur se preparaban ante posibles evacuaciones.

La Defensa Civil instruyó a la población para asegurar ganado, cosechas e inmuebles, la vigilancia de ríos y embalses, y están suspendidos los vuelos a las provincias orientales.

"Las mayores afectaciones serán las lluvias, vientos de 60 a 90 km/h, con rachas superiores a 110 km/h, marejadas e inundaciones costeras. Hay que estar atentos, el ángulo de peligro se ha ampliado un poco más hacia el oeste", donde están Matanzas y La Habana, dijo Rubiera.

En Matanzas se halla el balneario de Varadero, el más importante polo turístico de Cuba, que es visitado en estos momentos por unos 24.000 turistas, 18.000 extranjeros, cuyo resguardo "está garantizado", señaló un informe oficial.

Según el NHC, "un alerta de huracán rige en Cuba entre las provincias de La Habana, Ciudad de La Habana hacia el este hasta Sancti Spiritus", y se extendió en la costa oeste de Florida y los cayos, donde el centro de Fay podría pasar muy cerca o sobre Cayo Hueso.

Miles de turistas abandonaban la ciudad de Cayo Hueso. "La gente ha respondido a las advertencias", dijo a la AFP la portavoz policial del condado de Monroe, Becky Herrin.

En Miami, la población comenzó a aprovisionarse de combustible, agua embotellada, alimentos, linternas y velas, al menos para los tres días en los que la tormenta puede obligar al cierre de comercios y a la interrupción de la electricidad.

A su paso por Dominicana viernes y sábado, Fay dejó cuatro muertos, afectó cinco puentes y carreteras, y dejó incomunicadas a 17 localidades, según la Comisión de Emergencias, que había declarado 30 de las 31 provincias en alerta roja, incluida Santo Domingo.

En Haití, vulnerable a deslaves e inundaciones, una persona murió y otras estaban desaparecidas, debido al desbordamiento de ríos, según datos del sistema de protección civil.

Fay es la sexta tormenta tropical de la temporada ciclónica, que se inició el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre.