•  |
  •  |
  • END

Dos bombas estallaron el domingo sin provocar víctimas y una tercera fue desactivada en la costa de Málaga (Andalucía, sur de España) tras una llamada en nombre de la organización independentista armada vasca ETA, que sigue su campaña de atentados veraniegos en la costa española.

La explosión del primer artefacto se produjo hacia las 13H00 locales (11H00 GMT) “en la pequeña playa de Guadalmar”, donde “no ha habido daños”, declaró a la AFP una portavoz de la subdelegación del gobierno en Málaga. La segunda estalló hacia las 15H00 en el puerto deportivo de Benalmádena, cerca de Málaga, añadió.

Las dos bombas eran “de escasa potencia”, indicó la portavoz, que precisó que una llamada en nombre de ETA a los bomberos de Benalmádena alertó de la colocación de tres artefactos. Según los medios españoles, la policía procedió a evacuar el puerto de esa localidad y a miles de personas que se encontraban en la playa de Guadalmar antes de provocar las explosiones de las bombas.

Asimismo, cortó la autopista A-7 cerca de Málaga, donde sospechaban que se hallaba el tercer artefacto, que fue encontrado a media tarde y desactivado, indicó en conferencia de prensa el delegado del gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón.