•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Una fuerte tormenta solar que parecía desvanecerse terminó el jueves en la noche impactando de lleno en la Tierra, convirtiéndose en el evento geomagnético más importante desde 2004, dijeron el viernes expertos estadounidenses, que esperan más actividad este fin de semana.

La descarga de radiación del Sol causó escasos trastornos en la red de eléctricas, pero obligó a las compañías aéreas a desviar sus rutas en torno a los polos y provocó impresionantes imágenes de aurora boreal en algunas partes del mundo.

El evento comenzó la noche del martes con una serie de explosiones en el Sol que enviaron partículas cargadas a gran velocidad hacia la Tierra, pero la tormenta pareció esfumarse el jueves, sin causar cortes de energía o problemas con los sistemas de navegación GPS como se esperaba.

Las condiciones cambiaron en la noche, cuando aumentó la ferocidad de la tormenta, elevándola a la categoría de "fuerte" (G3) en una escala de uno a cinco, conforme a las previsiones, dijo Bob Rutledge, jefe de la oficina de pronóstico del clima espacial en la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA por su sigla en inglés).

Impacto era esperado

"Terminamos recibiendo algo del fuerte impacto que esperábamos", dijo, explicando que el cambio se debió a un viraje en el campo magnético dentro de la eyección de masa coronal que estalló fuera del Sol.

"Cuando se mira la tormenta en forma global en términos de longitud y potencia, podría decirse que es la tormenta más fuerte desde noviembre de 2004", dijo.

En los estados del norte de Estados Unidos, como Wisconsin, Michigan y Washington, hubo reportes de un espectáculo de luz nocturna causado por la aurora boreal, cuando partículas altamente cargadas interactúan con el campo magnético de la Tierra, creando un colorido brillo.

Y aunque los operadores eléctricos ya han "visto estas alteraciones en sus sistemas... todo debería estar dentro de lo que son capaces de manejar", agregó Rutledge.

Habrá más alteraciones
Aunque se espera una reducción paulatina de la tormenta a partir de este viernes, Rutledge advirtió sobre la posibilidad de más alteraciones hasta el domingo debido a una erupción durante la noche en la misma región solar, conocida como 1429, que ha estado en actividad desde principios de la semana.

La llamarada solar alcanzó un nivel de dos en una escala de cinco y no fue tan grande como la erupción del martes, pero se asoció con una eyección de masa coronal que, según Rutledge, se dirigirá a la Tierra en la madrugada del domingo.

"Va a afectar a la Tierra. Se dirige directamente hacia nosotros", dijo.

"Creemos que esto podría provocar una intensidad de tormenta que puede alcanzar de nuevo el nivel G3. No creemos que tenga la misma intensidad sostenida que tuvo la tormenta que acaba de terminar".

Fénomenos son frecuentes
Las tormentas geomagnéticas y de radiación son cada vez más frecuentes a medida que el Sol evoluciona de su período de mínima a máxima actividad en los próximos años, pero los humanos generalmente están protegidos por el campo magnético de la Tierra.

Sin embargo, algunos expertos están preocupados porque, como la dependencia de la tecnología de satélites GPS es mayor de lo que era durante el último máximo de actividad solar, podría haber mayores trastornos en la vida moderna.