•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La embajadora de Estados Unidos en Honduras, Lisa Kubiske, afirmó este jueves que la muerte de 361 reos en el incendio "accidental" en el penal de Comayagua, el pasado 14 de febrero, se debió a "negligencia" y "violaciones a la ley" por parte de las autoridades.

La diplomática recordó que una investigación de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos de Estados Unidos (ATF por sus siglas en inglés) permitió determinar que el origen del fuego en esa prisión, 90 km al norte de Tegucigalpa, "fue accidental".

No obstante que la causa del incendio haya sido calificada como accidental por el informe, en este caso --afirma la embajadora-- hubo "negligencia y violaciones de los estandares internacionales por el tratamiento de reclusos".

Los expertos de ATF efectuaron la investigación en las instalaciones del presidio una semana después de la tragedia, atendiendo una solicitud del gobierno hondureño.

"La causa del fuego se cree (pudo) haber sido una llama abierta (que podría incluir, entre otras cosas, un cigarro, un encendedor, fósforos etc.), aunque la fuente real de la ignición no fue recuperada", según el informe de ATF.

Durante la investigación, el equipo de ATF "fue capaz de descartar otras causas posibles del fuego, tales como un rayo, causas eléctricas, o el uso de líquido inflamable o combustible", agregó el texto.

Los expertos determinaron que el fuego se inició en la zona superior de dos literas en el módulo seis de la prisión, "lo cual encendió los materiales inflamables cercanos".

"Si bien la causa del fuego ha sido clasificada como accidental, este trágico suceso ha centrado la atención en las prácticas inadecuadas de seguridad en el sistema penitenciario hondureño, tales como la superpoblación, la presencia de materiales inflamables, la falta de personal en servicio, y la falta de un plan de evacuación viable para los reclusos" dijo la embajadora.

El superpoblado penal de Comayagua, que albergaba a 852 reclusos, se volvió un infierno la medianoche del 14 de febrero al desatarse el incendio que causó la muerte a 361 de sus ocupantes.