•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Frente al Pan de Azúcar, al borde de la bahía de Guanabara, el príncipe Enrique se puso a tono este sábado con los habitantes de Rio de Janeiro al participar bajo un sol intenso en una carrera y jugar con varios jóvenes al rugby, un deporte casi desconocido en el país del fútbol.

El joven príncipe, de 27 años, tercero en el orden de sucesión al trono británico, corrió 1,6 km en el parque de Flamengo, en medio de centenares de corredores debidamente acreditados para el acontecimiento.

Hettie Allisson, una inglesa que participó en la carrera con una máscara del príncipe Guillermo, hermano mayor de Enrique, contó a un fotógrafo de la AFP que el hijo menor del príncipe Carlos y Diana, le había "pedido la máscara" y la había llevado "en la mano el resto de la carrera".

Tras la carrera, el príncipe recibió lecciones de vóleibol en la playa y jugó al rugby durante una media hora con niños y adolescentes, siempre en el parque de Flamengo.

En la tarde visitará una favela, la del Complexo de Alemao, según la alcaldía de Rio. Este conjunto de barrios pobres de 200.000 habitantes fue "pacificado" a fines de 2011 después de que miles de soldados y policías expulsaran a traficantes de drogas.

El viernes por la noche Enrique subió a la cima del Pan de Azúcar, donde asistió a una presentación de samba por la escola Uniao da Ilha, cuyo desfile de este año en el carnaval rindió homenaje a Londres.

El príncipe Enrique llegó el viernes a Rio de Janeiro para lanzar una campaña de promoción de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

El hijo menor del príncipe Carlos y Diana, conocido como el "niño terrible" de la familia real, de 27 años, asumió su papel de diplomático en su primera gira en solitario al exterior.

El viaje del príncipe también busca promover las ventajas económicas de Gran Bretaña a largo plazo.

El miembro de la realeza británica estará el domingo en Sao Paulo y Campinas, a 120 km de la capital económica de Brasil, donde asistirá a un partido de polo para recolectar fondos para Sentabale, su asociación caritativa en Lesotho.