•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Con un estrecho margen de tres escaños, el líder del gobernante Partido Democrático Unido (PDU,centro-derecha) de Belice, Dean Barrow, fue reelegido el miércoles como primer ministro de ese país centroamericano.

Según los resultados parciales de los comicios generales, el partido de Barrow, un abogado de 61 años, 28 de los cuales los ha dedicado a la política, obtuvo 17 de los 31 escaños del Parlamento, mientras que el opositor Partido Unido del Pueblo (PUP, centro-izquierda), logró los restantes 14 puestos.

La jefa de la oficina de elecciones de Belice, Josefina Tamai, dijo que los resultados definitivos del proceso se darán a conocer en las próximas horas, debido a que aún falta contabilizar los votos de algunas poblaciones lejanas.

La mayoría obtenida en el Parlamento por su partido, le permitirá a Barrow permanecer un segundo mandato como primer ministro de esa antigua colonia británica.

En las votaciones del miércoles los beliceños también eligieron a los alcaldes de los 67 municipios que tienen los seis distritos del país, cuyos resultados también se darán a conocer en las próximas horas.

Según reportes de medios beliceños, el proceso, el cual fue observado por una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), transcurrió en calma, sin incidentes relevantes y con una masiva afluencia de votantes.

La delegación de la OEA, integrada por 25 observadores, y encabezada por Frank Almaguer, en los próximos días presentará un informe detallado de la observación realizada, en el que podrían incluir algunas recomendaciones a las autoridades electorales.

Esta es la primera vez desde 1981, cuando Belice se independizó del Reino Unido, que un primer ministro del PDU es reelegido en el cargo, y será la cuarta en que esa agrupación gobierne ese país.

La estrecha ventaja con la que Barrow obtuvo su reelección, según analistas locales, lo obligará buscar acuerdos políticos con el PUP, cuyo líder, el abogado Francisco Fonseca, anunció que dirigirá una férrea oposición desde el Parlamento.

El primer ministro tendrá como principal reto renegociar la deuda externa que agobia la economía de ese país centroamericano el que según datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) ocupa décimo tercera posición entre las naciones más endeudadas del mundo.

El éxito de su administración, según los analistas, dependerá de que cumpla sus promesas de campaña de reactivar la economía sin acudir al incremento de los impuestos, generar mayores plazas de trabajo para reducir la tasa de 12 % de desempleo, y atraer la inversión extranjera.

Para lograrlo, Barrow ofreció días previos a las votaciones que integrará un equipo de trabajo profesional, sin dar detalles de las estrategias que implementará.

Barrow también deberá reducir los niveles de violencia que se han incrementado en los últimos años en Belice, así como combatir a los carteles internacionales del narcotráfico que utilizan su territorio para traficar drogas hacia México y Estados Unidos.

En el informe anual sobre el narcotráfico en el mundo, presentado ayer por Estados Unidos, Belice fue incluido en la lista de los 22 países considerados grandes productores o de tránsito de drogas.

También deberá resolver el histórico litigio territorial que mantiene con Guatemala, país vecino que reclama soberanía sobre más del 50 % de su territorio, y cuyo caso será llevado a la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya.

Para ello, las dos naciones tienen que realizar una consulta popular, de forma simultánea, para que los habitantes decidan si el caso se somete a esa Corte.

Los minoritarios partidos Visión Inspirada en la Gente (VIP), Partido Nacional del Pueblo (PNP), Reformista Cristiano y Alianza por Belice, no obtuvieron ningún escaño en el Parlamento.