•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Más de un centenar de bomberos lusos y alrededor de cincuenta vehículos especiales combaten seis incendios en el norte de Portugal, en un fin de semana de temperaturas máximas por encima de la media de marzo.

El incendio que más medios ha requerido se sitúa en el concejo de Baio, a unos setenta kilómetros al este de Oporto, y empezó hace más de nueve horas, según informó la Autoridad Nacional de Protección Civil (ANPC) lusa.

Las llamas han arrasado con zonas de matorral y en el lugar se encuentran setenta bomberos y 27 vehículos operacionales.

Los otros fuegos que siguen en curso están en Arouca, Arcos de Valdevez, Paredes de Coura, Mogadouro y Barcelos, todos ellos en el norte de Portugal, y concentran a alrededor de setenta bomberos y veintitrés vehículos en el terreno.

La ANPC declaró ayer la alerta azul de manera permanente hasta el 20 de marzo, el nivel más bajo de las cuatro niveles de alarmas por incendios forestales.

Con esta medida, las autoridades lusas pretenden anticipar medidas de control y acciones preparatorias para la prevención de incendios ante las previsiones de tiempo seco.

Portugal sufre un invierno especialmente seco debido a las altas temperaturas y la falta de precipitaciones, que han supuesto un inusual registro de incendios forestales.

Según datos de la ANPC, solo en febrero pasado se registraron 4.186 fuegos forestales, mientras que en enero y febrero de 2011 hubo 4.578 incendios