•  |
  •  |

El Cairo / EFE

El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan, fracasó ayer en su intento de convencer al presidente sirio, Bachar el Asad, para que cese la represión. Mientras se celebraba la reunión el Ejército bombardeaba la ciudad de Idlib, donde continúan las protestas después del aplastamiento de la resistencia en Homs, y hubo al menos 63 muertos en todo el país.


Los opositores Comités de Coordinación Local precisaron que el mayor número de víctimas se registró en la provincia septentrional de Idleb, donde al  menos 46 personas perdieron la vida, de las que dieciséis perecieron en una emboscada de las fuerzas del régimen en la localidad de Yisr al Shogur.


Ningún dialogo político puede tener éxito mientras haya grupos terroristas armados que propagan el caos y la desestabilización con ataques a civiles y militares”, le dijo el presidente sirio a Annan, según la agencia oficial de noticias, Sana.


Para Al Asad, el éxito de cualquier esfuerzo para solucionar la crisis requiere que primero se estudie la situación sobre el terreno y que se ponga fin “a lo que promueven algunos países regionales e internacionales para tergiversar los hechos y presentar una imagen distinta de lo que ocurre en Siria”.

Annan espera diálogo pacífico


Por su parte, Annan le explicó a Al Asad su visión de la crisis y destacó su compromiso para trabajar de una manera “justa, imparcial e independiente”, además de su rechazo a una injerencia extranjera en los asuntos sirios.


Annan expresó su esperanza de que pueda trabajar con el Gobierno sirio para lanzar un diálogo pacífico dentro de un proceso político, que devuelva la estabilidad a Siria y cumpla con las aspiraciones de su pueblo, indicó Sana.


Annan llegó ayer a Siria en su primera visita desde que fue nombrado a finales de febrero pasado enviado conjunto de la ONU y de la Liga Árabe.


Tras el encuentro con Al Asad, mantuvo un almuerzo de trabajo con el titular de Exteriores sirio, Walid al Mualem, en un restaurante en el casco histórico de la capital.
Aparte de reunirse con las autoridades, Annan tiene previsto mantener contactos con representantes de la sociedad civil, mientras que con los líderes de la oposición lo hará una vez que abandone el país.


El opositor Abdelaziz al Jair, miembro del órgano ejecutivo de la llamada “oposición interna”, el Consejo de Coordinación Nacional, dijo que ayer se iba a entrevistar con Annan.

Rusia acuerda plan para Siria


Por su parte Rusia ha acordado con los países árabes un plan de cinco puntos para dar una salida a la crisis en Siria, anunció ayer el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, en una rueda de prensa en El Cairo.


La iniciativa contempla el cese de la violencia, la creación de un mecanismo neutral que supervise el alto el fuego, la no intervención extranjera, la llegada de ayuda humanitaria y el respaldo a la misión del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi Annan para lanzar un diálogo, explicó Lavrov, tras reunirse con sus homólogos árabes.