•   Gaza  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos quince milicianos palestinos murieron y otras 25 personas resultaron heridas en las últimas 24 horas en Gaza, en enfrentamientos con Israel tras la muerte del líder de una de las milicias en un ataque aéreo ayer en la Franja.

La espiral de violencia ha puesto en estado de emergencia todo el sur de Israel, donde desde el viernes han caído alrededor de cien cohetes, con un balance de cuatro heridos. Los tres últimos muertos de la jornada de ayer eran milicianos que trataban de disparar cohetes contra Israel desde las localidades de Rafah y Jan Yunes, según informó el portavoz de los servicios de emergencia en la Franja, Adham Abu Salmiyeh.

El grueso de las víctimas militaba en la Yihad Islámica, que confirmó que diez de los quince muertos y una parte considerable de los heridos en bombardeos, son miembros de su brazo armado, según informó la agencia independiente Maan.

Israel seguirá atacand

La Yihad es una de las milicias de la franja territorial palestina que se ha sumado a la represalia contra Israel por haber matado el viernes al secretario general de los Comités Populares de Resistencia, Zuhair al Qaisi, en un ataque en Gaza capital, origen de esta nueva escalada en la franja y el sur de Israel.

Al Qaisi fue acusado por los servicios de inteligencia israelíes de estar preparando un atentado de grandes proporciones en la zona fronteriza entre Israel y Gaza, o la del Sinaí, donde el pasado agosto murieron ocho israelíes en una cadena de ataques con armas automáticas y explosivos.

Desde su muerte, las milicias palestinas han atacado con cohetes centros rurales israelíes alrededor de la franja palestina y ciudades más distantes, tal y como había prometido el jefe del brazo armado de los Comités, Abu Ataya, que habló de “hacer temblar la tierra”.

Medios locales y el Ejército israelí cuantificaron los proyectiles caídos en más de un centenar entre morteros y cohetes de distinto alcance, que causaron cuatro heridos, entre ellos uno grave en el Consejo Regional Eshkol.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró ayer que Israel seguirá atacando a quien considere necesario para impedir atentados contra sus ciudadanos independientemente de las represalias y los cohetes.

“Seguiremos atacando a quien pretenda atacar a la ciudadanía israelí”, dijo a varios alcaldes de las poblaciones de los alrededores de Gaza que sufren desde ayer la lluvia de cohetes palestinos.

Un comunicado oficial refiere que el primer ministro les explicó las razones que le llevaron a ordenar la muerte del militante a pesar de ser conscientes de que a ello arrastraría la represalia de las milicias.

El ataque contra el líder de los Comités puso fin a un período de relativa calma que ha durado poco más de seis meses. En la última espiral de violencia a raíz de los atentados del Sinaí murieron una treintena de palestinos y un israelí.