Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

CIUDAD JUAREZ, MÉXICO / AFP

La violencia del crimen organizado dejó al menos 30 muertos en el estado mexicano de Chihuahua (norte), incluidos 14 asesinados durante un baile, en el fin de semana más violento de 2008 en ese distrito fronterizo con Estados Unidos.

La noche del sábado, el poblado de Creel, una zona turística famosa por sus barrancas de cobre, fue el escenario de la matanza de 14 personas, entre ellas un niño de un año, que fueron acribillados cuando salían de un salón de baile.

“Unas 20 personas salían del salón de baile del poblado y fueron rafagueadas por hombres armados que viajaban en al menos tres camionetas y que portaban armas de grueso calibre”, informó la madrugada del domingo la Policía municipal de Creel, en la sierra Tarahumara.

Si bien el poblado de Creel se había caracterizado por permanecer ajeno a los ajustes de cuentas de los cárteles de las drogas y sólo había registrado una muerte violenta en todo el año, las armas utilizadas por los atacantes fueron rifles AK-47, habitualmente empleadas por sicarios del narcotráfico.

Las autoridades aún no han podido establecer el móvil de este ataque, pues las víctimas eran familias que habían acudido al salón de baile en un evento convocado en el marco de una campaña de las autoridades de salud para bajar de peso.

El poblado de Creel se encontraba la noche del domingo prácticamente cerrado por un operativo policial para localizar a los atacantes, de los cuales, sin embargo, no se tenía rastro la mañana del lunes.

La noche del sábado al domingo, la ola de violencia dejó siete muertos más, cinco de ellos en Ciudad Juárez; uno en la capital, Chihuahua, y uno más en el municipio de Guadalupe.

Este lunes, la Policía de Ciudad Juárez informó que la violencia ligada al crimen organizado dejó nueve muertos, entre ellos tres ejecuciones dobles.

Esta ciudad limítrofe es el epicentro de la actual escalada de violencia en México.

El miércoles, un comando armado irrumpió en una misa que se realizaba en un centro de rehabilitación de drogadictos, contra los que abrió fuego con un saldo de nueve muertos, incluido el pastor que celebraba la misa.

Ciudad Juárez, fronteriza con El Paso, es considerada la localidad más violenta de Chihuahua debido a la lucha que libran el cártel local contra el de Sinaloa y que ha dejado, según un recuento de la AFP, más de 800 muertos en lo que va de 2008.

Según un estudio de un catedrático de la Universidad de El Paso, Texas, unas 3,000 familias se mudaron de Ciudad Juárez de enero a julio de 2008 para escapar de la violencia.

La violencia en México, ligada al crimen organizado, sobre todo el narcotráfico, ha dejado ya 2,712 muertos en lo que va de 2008, incluidos los 30 del último fin de semana.

El estado de Chihuahua (norte), fronterizo con Estados Unidos, es el más violento, con un total de 1,026 ejecuciones, es decir, 38.2% del total del país, además de que en tan sólo 20 días, del 15 de julio al 5 de agosto, se registraron 326 ejecuciones en ese distrito.