•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno mexicano anunció hoy la entrega de 17.300 millones de pesos (unos 1.360 millones de dólares) a las distintas autoridades estatales y municipales para fortalecer las instituciones de seguridad y de justicia en el país.

Estos fondos forman parte de la decisión del Gobierno de transferir a los otros niveles del Estado "la cantidad más alta de recursos que se haya hecho en toda la historia del país para apoyar su transformación en materia de seguridad y de justicia", afirmó hoy el secretario (ministro) de Gobernación de México, Alejandro Poiré.

Los fondos serán entregados por medio de distintos convenios que han sido firmados o serán suscritos entre el Gobierno federal y los estatales.

"Cada una de las entidades federativas y de los municipios deberán de dar resultados concretos, que se traduzcan en una mayor seguridad para toda la población", afirmó el ministro en una rueda de prensa.

"Los recursos -añadió- se deben ejercer para lograr que las policías sean certificadas y profesionalizadas, desde los altos mandos hasta los elementos operativos".

La idea es que los fondos federales permitan a las autoridades estatales y municipales reclutar "mejores policías que estén verdaderamente preparados", así como mejorar su equipamiento y la infraestructura que usan los cuerpos de seguridad.

Poiré aclaró que la entrega de estos fondos estará condicionada a la certificación de los altos mandos de los cuerpos de seguridad estatales y municipales para que cumplan con una serie de requisitos que garantizan su honradez y capacidad para llevar a cabo su misión.

Violencia y muerte producto del narcotráfico

Desde que asumió el poder el presidente Felipe Calderón, el primero de diciembre de 2006, cerca de 50.000 personas han muerto a causa de la violencia que generan los distintos grupos del narcotráfico que operan en el país.

Adicionalmente, el alto funcionario anunció que el Gobierno federal destinará 12.000 millones de pesos (940 millones de dólares) con el fin de construir salas de audiencia para juicios orales y renovar la infraestructura penitenciaria.

"Sabemos que es preciso consolidar la reforma estructural más profunda en materia de seguridad y de justicia en los últimos tiempos", afirmó Poiré al aludir al nuevo sistema de justicia penal en el que está empeñado el Gobierno de Felipe Calderón.