•   Damasco, Siria  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Unas 50 mujeres y niños fueron apuñalados y degollados en Homs -centro de Siria-, causando la fuga de centenares de familias de esta localidad por temor a nuevas “masacres”, mientras la oposición siria pedía una “urgente” intervención militar extranjera.

Fotos y videos difundidos por militantes, muestran imágenes de niños con la cabeza ensangrentada y el rostro mutilado, así como cuerpos completamente carbonizados, degollados o apuñalados en esta ciudad “rebelde”, recuperada en un 70% por el ejército regular tras sangrientos combates.

El ministro sirio de Información, Adnán Mahmud, aseguró que los responsables de la “masacre” son “bandas terroristas” y acusó al mismo tiempo a Arabia Saudita y a Catar --países críticos al régimen sirio-- de ser “cómplices” de esos grupos.

Tras conocerse esta matanza en Homs, la oposición siria pidió este lunes una intervención militar extranjera “urgente” en el país, para poner fin a la represión del régimen.

En un comunicado leído durante una conferencia de prensa en Estambul por uno de sus dirigentes, George Sabra, el Consejo Nacional Sirio, CNS, solicitó “una intervención militar internacional y árabe urgente”, así como la instauración de “una zona de exclusión aérea” y “bombardeos” contra el aparato militar del régimen de Bashar al Asad.

Conmoción internacional
Toda la comunidad internacional se movilizó tras el macabro anuncio de la matanza en Homs, a la que se añadió la muerte de 18 personas en enfrentamientos en todo el país.

La Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, llamó implícitamente este lunes a Rusia y China a apoyar la propuesta de la Liga Árabe para resolver la crisis humanitaria y política en Siria.

“Creemos que es tiempo de que todas las naciones, incluso las que previamente bloquearon nuestros esfuerzos, apoyen la propuesta humanitaria y política presentada por la Liga Árabe”, dijo Clinton ante el Consejo de Seguridad de la ONU.

El canciller francés, Alain Juppé, solicitó también ante el Consejo de Seguridad de la ONU que los líderes sirios sean enviados ante un tribunal internacional de justicia por la sangrienta represión de las protestas de la oposición.

Juppé igualmente llamó a Rusia y China a escuchar la “conciencia mundial”, y dar su acuerdo a un proyecto de resolución de Naciones Unidas que condene la violencia en Siria.

En tanto, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, criticó los intentos de cambiar la situación en Siria y Libia, “engañando” a la opinión pública y “manipulando” al Consejo de Seguridad.

Ante el Consejo de Seguridad, Lavrov dijo que las sanciones unilaterales, enfocadas en un “cambio de régimen” y alentando a la oposición siria son “una receta riesgosa de ingeniería geopolítica que solo puede desembocar en un agravamiento del conflicto”.

Kofi Anann dice que urge frenar matanza

Por su lado, el emisario internacional para Siria, Kofi Annan --que mantuvo un infructuoso encuentro el domingo en Damasco con el presidente Al Asad-- afirmó este lunes que “la muerte de civiles debe detenerse ahora”.

“La muerte de civiles debe detenerse ahora. El mundo debe enviar un mensaje claro -al régimen sirio- de que esta situación es inaceptable”, dijo Annan, en una breve declaración en el aeropuerto de Ankara.