•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Gobierno de EU condenó el reciente asesinato del periodista hondureño Fausto Hernández Arteaga en el departamento caribeño de Colón y pidió una investigación para esclarecer el caso.

"Estados Unidos condena el asesinato, el pasado 11 de marzo, del periodista de radio Fausto Hernández Arteaga. El móvil del asesinato del señor Hernández aún no está claro", dijo a Efe William Ostick, un portavoz del Departamento de Estado.

"De manera constante y pública hemos expresado preocupación por la seguridad de los periodistas en Honduras, y hemos pedido investigaciones prontas y creíbles", recordó Ostick.

"El Gobierno de Estados Unidos ha desplegado asesores fiscales y de investigación para ayudar en estos casos", señaló el portavoz.

Hernández Arteaga, quien trabajaba para Radio Alegre en Sabá, donde además dirigía un programa de noticias, fue asesinado el domingo pasado por desconocidos, según informó una fuente policial en Honduras.

Hernández murió a causa de las heridas con machete que recibió, según el informe policial, que además indica que el comunicador se dirigía en una bicicleta de su casa hacia la emisora de radio.

La ola de violencia en Honduras ha suscitado reacciones de condena de diversos grupos de apoyo a los defensores de los derechos humanos y de la libertad de expresión en ese país.

En declaraciones a Efe, Lisa Haugaard, directora ejecutiva del Grupo de Trabajo para América Latina (LAWG), pidió que el Gobierno del presidente Porfirio Lobo haga más para proteger a los activistas de derechos humanos y castigue a los responsables de ataques en su contra.

"Necesitamos ver que la Administración Lobo ejerce un mayor esfuerzo para proteger el imperio de la ley en Honduras, comenzando con una mejora de los derechos humanos básicas por parte de sus fuerzas de seguridad", incluyendo a policías y militares, agregó Haugaard.

El lunes, 94 líderes de la Cámara de Representantes enviaron una carta a la secretaria de Estado, Hillary Clinton de EU., para pedir que se suspenda la ayuda militar a ese país y se presione al Gobierno del presidente Porfirio Lobo para que proteja los derechos humanos en ese país.

Entre 2003 y 2012 en Honduras han sido asesinados unos 22 periodistas, sin que hasta ahora los casos hayan sido esclarecidos por las autoridades.