•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Los aspirantes republicanos a la Presidencia de EU se miden hoy en las primarias de Alabama y Misisipi, dos estados que pueden favorecer a los conservadores Newt Gingrich y Rick Santorum en detrimento de Mitt Romney.

Romney, el líder en la carrera por la candidatura del partido para los comicios presidenciales de noviembre próximo, pasó el lunes su 65 cumpleaños en Mobile (Alabama), en un intento de conquistar a los votantes sureños que en principio difieren de la línea moderada del partido, que él personifica.

Mientras, el exsenador Santorum, su más próximo rival, y el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich tienen en Alabama y Misisipi -con 50 y 40 delegados, respectivamente- dos citas ineludibles en sus esfuerzos por frenar el avance de Romney hacia la candidatura presidencial republicana.

Empate en Alabama
Según una encuesta divulgada el domingo por la empresa Public Policy Polling, realizada durante el fin de semana entre 800 votantes republicanos, estos tres precandidatos se encuentran en un empate técnico en Alabama.

Romney obtiene un 31 %; Gingrich, un 30 %; Santorum, un 29 % y el congresista tejano Ron Paul, un 8 % en este sondeo.

En Misisipi, la misma encuesta pone a Gingrich por delante de Romney por tan sólo dos puntos porcentuales (33 % a 31 %), seguido por Santorum (27 %), y Paul, de nuevo en último lugar con un 7 %.

Paul, que no ha ganado ni una sola de las primarias hasta la fecha, no ha hecho campaña en ninguno de los dos estados.

También votan en Hawai y Samoa

Además de Alabama y Misisipi, también votan hoy los archipiélagos de Hawai, que concede 20 delegados, y de la Samoa Americana, que otorga 9, ambos en formato de caucus ("asambleas populares").

Según datos oficiales del Comité Nacional Republicano, Romney tiene 339 delegados; Gingrich, 107; Santorum, 95, y Paul, 22. Esas cifras no incluyen a los delegados de los "caucus".

Se requieren 1.144 para amarrar la candidatura republicana y enfrentarse al presidente estadounidense, Barack Obama, en las elecciones generales de noviembre.