•   Gaza, Palestina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Israel y los grupos armados palestinos de Gaza acordaron este martes una tregua, después de cuatro días de ataques aéreos israelíes en los que murieron 25 palestinos, y del disparo de unos 250 cohetes contra el territorio israelí.

El lunes por la noche, un funcionario del Servicio de Inteligencia de Egipto que participó en la mediación, anunció “un acuerdo completo y recíproco para terminar con las hostilidades actuales entre las dos partes, incluyendo la interrupción de asesinatos que se inició a la una de la madrugada de ayer martes, hora local.

“Aceptamos el alto el fuego si Israel acepta aplicarlo poniendo fin a sus agresiones y asesinatos”, dijo Daud Chihab, portavoz de ese grupo radical en Gaza.

“Parece que logramos el fin del ciclo de la violencia”, subrayó el ministro israelí de Defensa Ehud Barak, en un comunicado, e indicó que “más de 250 cohetes de artillería y de obuses de mortero fueron lanzados hacia Israel”.

“El gobierno y el pueblo palestinos no pueden aceptar los pretextos falaces de la ocupación para justificar los asesinatos”, afirmó, por su lado, el jefe de gobierno de Hamas en Gaza, Ismail Haniyeh, citado en un comunicado de su oficina.

“Lo esencial es que la agresión y la política de asesinatos cesaron, gracias a Dios, a la resistencia del pueblo palestino, a las acciones del gobierno y a los esfuerzos egipcios”, afirmó.

Al Qods tuvo 14 bajas
El grupo Yihad Islámica -cuyo brazo armado, las Brigadas Al Qods, perdió 14 combatientes en los ataques y reivindicó 185 disparos hacia Israel- confirmó el alto el fuego, pero recordó que la condición para el acuerdo es que la tregua sea recíproca.

El nuevo ciclo de violencia se desató el viernes con el asesinato de Zuheir al Qaisi, jefe de los Comités de Resistencia Popular, CRP, acusado por Israel de preparar un atentado. Qaisi murió cuando la motocicleta en la que viajaba fue atacada por un avión de combate israelí.

Los CRP reivindicaron 56 disparos de cohetes y perdieron a cuatro de los suyos en el enfrentamiento.
El ministro israelí de Defensa Pasiva, Matan Vilnai, dijo, por su parte, que “efectivamente hay un entendimiento, y acompañamos todo lo que conduzca en el terreno”, pero negó un compromiso para detener los “asesinatos selectivos” de jefes militares palestinos.

“Todos aquellos que se dediquen al terrorismo contra Israel deben saber que están en nuestra mira”, dijo Vilnai a la radio pública israelí.

“Aparentemente la tendencia es a la calma, y también la ronda de hostilidades que hemos conocido es algo que quedó atrás”, añadió.
A su vez, el jefe del Estado Mayor de Israel, el general Benny Gantz, dijo a la radio pública que “si los terroristas mantienen la calma, haremos lo mismo”.

Disparos israelíes hirieron a tres palestinos que participaban en los funerales de dos combatientes de la Yihad Islámica al este de Jabaliya, cerca de la frontera con el Estado de Israel, según fuentes médicas.

El grupo Hamas, en el poder en la franja de Gaza, se había comprometido durante las negociaciones a restablecer la tregua en el territorio que gobierna.

“La mentalidad del ocupante se basa en los crímenes y el asesinato, pero confiamos en la dirección de los movimientos y en nuestros hermanos de Egipto tras la revolución”, declaró a la AFP un portavoz de Hamas.

El legislador Yunes al Astal, de la mayoría parlamentaria del movimiento islamista, dijo el lunes que Egipto propuso al Gobierno de Hamas el abastecimiento de combustible para la única central eléctrica de Gaza, en caso de un acuerdo sobre la tregua.