•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El ministro de Seguridad de Panamá, José Raúl Mulino, quien la semana pasada presentó su dimisión irrevocable por controversias con el director de la Policía, regresó este miércoles al cargo con la advertencia de que no permitirá actos de insubordinación policial.

"He decidido mantenerme en el cargo de ministro de Seguridad Pública" dijo Mulino en conferencia de prensa, después que el viernes presentara su renuncia "irrevocable" a partir de este 15 de marzo.

La renuncia se dio luego de una controversia pública con el director de la Policía Nacional, Gustavo Pérez, quien amenazó con desconocer una ley promovida por Mulino y respaldada por el Consejo de Gabinete, que establecía un nuevo sistema disciplinario para los distintos cuerpos de seguridad del Estado.

Mulino reveló que también el subdirector encargado de la Policía, Eduardo Serracín, amenazó con "cerrar filas" si se aprobaba el proyecto de ley.

El ministro presentó el viernes su renuncia al considerar que la actitud del jefe policial había sido "ilegal" e inconstitucional".

El domingo, el presidente Ricardo Martinelli efectuó una permuta entre Pérez y el encargado del Consejo de Seguridad del Estado, Julio Moltón, que será ahora el nuevo director de la Policía, en un intento por apaciguar los ánimos.

"Ni a ellos ni a nadie le puedo permitir siendo ministro de seguridad que me amenacen o al gobierno entero con cualquier acción de indisciplina por parte de los estamentos de seguridad", dijo Mulino.

"Estoy seguro que en su inmensa mayoría (los miembros de la Policía) no apoyan actos de indisciplina, ni hay ambiente para ello en este momento", dijo Mulino.