•   Sierre, Suiza  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Veintiocho personas, de ellos 22 niños, murieron en un dramático accidente el martes por la noche de un autobús en Sierre, al sur de Suiza, mientras regresaban a Bélgica de un viaje en esquí, lo que causó consternación en Suiza y hundió en el luto a Bélgica.

“No hay palabras para expresar el sufrimiento” de los padres o familiares cuando se pierde a “un niño”, declaró el miércoles el primer ministro belga, Elio di Rupo, quien llegó a Suiza para reunirse con las autoridades y reconfortar a las familias de las víctimas.

El vehículo, con 52 personas a bordo, circulaba en dirección de Sion cuando chocó a las nueve de la noche con 15 minutos, hora local, contra una pared de un túnel de autopista entre las salidas este y oeste de Sierre, en el cantón del Valais, por un motivo todavía desconocido y donde el límite de velocidad era de 100 km/h.

El autobús se desvió de su trayectoria y se empotró contra la pared del túnel, provocando el accidente de carretera más grave ocurrido en Suiza.

Causas sin determinar

Las causas del accidente no han sido aún determinadas, y una investigación está en curso, indicó el primer fiscal del cantón, Olivier Elsig. Los investigadores privilegian tres hipótesis: una falla técnica, un problema de salud del conductor y un error humano.

“La autopsia del conductor, que falleció en el accidente está en curso, y estudiamos las imágenes filmadas por la cámara de video presente en el túnel en donde se produjo el choque”, indicó.

Según el médico jefe de la Organización cantonal de rescate del Valais, OCVS, Jean-Pierre Deslarzes, tres heridos están en un “estado serio e inquietante” y fueron trasladados a un hospital universitario de Lausana.

Los otros niños heridos fueron ingresados en hospitales de la región. Entre los heridos dos personas siguen sin ser identificadas, 22 familias de 24 fueron advertidas. Las autoridades indicaron que los niños tenían puesto el cinturón de seguridad.