•   Camp Bastion  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, admitió el miércoles durante una visita a Afganistán, donde dos atentados dejaron nueve muertos, que el caso de los coranes quemados y la matanza de civiles por soldados estadounidenses “son profundamente inquietantes”.

Panetta aterrizó durante la mañana en Afganistán para una visita de dos días, y estimó sin embargo, que estos incidentes no alejarán a Estados Unidos de su misión: vencer la rebelión de los talibanes y sus aliados de Al Qaeda.

El Secretario de Defensa inició su visita por Camp Bastion, una base militar de la provincia de Helmand, vecina de la de Kandahar, donde tuvo lugar la matanza de 16 civiles el domingo, el caso más grave en el que se ve involucrado un soldado estadounidense en Afganistán en diez años de conflicto.

El sur de Afganistán es uno de los principales bastiones de los rebeldes talibanes, quienes juraron vengar a las víctimas de la tragedia.

Se reúne con líderes tribales

Panetta se reunió primero con responsables tribales de la región, a quienes intentó tranquilizar tras la matanza del domingo, acto de un hombres aislado, según la calificó Washington.

Estas conversaciones fueron “excelentes”, según el portavoz del Pentágono, George Little, pero quedaron inmediatamente en un segundo plano por un atentado cometido en una carretera de Helmand en el que nueve civiles murieron, según las autoridades locales.

Panetta habló luego a las tropas estadounidenses en la base de Camp Leatherneck en donde los soldados que acudieron a escucharlo estuvieron obligados a dejar sus armas en la entrada del recinto cuando normalmente las conservan con ellos frente al Secretario de Defensa.

Primero Panetta evocó la quema de ejemplares del Corán en una base estadounidense a fines de febrero, que había provocado una ola de manifestaciones anti-estadounidenses en el país y que dejaron más de 40 muertos. Luego habló sobre la matanza del domingo.

”Cada uno de estos acontecimientos es profundamente inquietante”, estimó el jefe del Pentágono, pero “no dejaremos que actos individuales socaven nuestra determinación” en la guerra de la fuerza internacional liderada por Estados Unidos contra los rebeldes talibanes, continuó.

Extraño incidente en campo de aterrizaje

Unas horas después, la fuerza de la OTAN anunció que un soldado de la coalición internacional resultó herido en un “incidente” que se produjo cuando el avión de Panetta aterrizó en Camp Bastion.

“En ningún momento el secretario u otro ocupante del aparato estuvieron en peligro por este incidente”, declaró la ISAF en un comunicado publicado en Kabul. “El presunto autor” de la acción en la que un soldado resultó herido fue detenido, agregó.

Según una fuente gubernamental en Londres, un vehículo irrumpió en la pista de aterrizaje de la base británica de Camp Bastion, y se incendió cuando aterrizaba el avión. El conductor, al parecer un empleado local de la base, terminó “gravemente quemado”, dijo la fuente a la AFP.

Luego de su visita a Helmand, el Secretario de Defensa viajó hacia Kabul, donde debe reunirse este jueves con el presidente, Hamid Karzai.