•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Funcionarios de la Secretaría de Seguridad Multidimensional de la Organización de Estados Americanos (OEA) entregaron hoy al presidente de Honduras, Porfirio Lobo, una serie de recomendaciones  orientadas a mejorar el trabajo de los operadores de justicia en el país, informó una fuente oficial.

La Casa Presidencial indicó en un comunicado que los expertos de la OEA entregaron a Lobo un informe elaborado en base a un estudio hecho en enero pasado y que contiene unas 54 recomendaciones destinadas a mejorar el trabajo de los operadores de justicia.

Las recomendaciones van orientadas a las capacidades de las propias instituciones del sector público y privado, y a las relaciones entre ellas, indicó Álvaro Briones, director de Políticas y Programas del organismo hemisférico, según la nota de prensa.

Agregó que para la OEA la capacidad y la relación entre las instituciones de justicia "son vitales para que una nación logre con eficacia" combatir la inseguridad ciudadana y el narcotráfico.

Briones señaló que Honduras, al igual que el resto de los países de América, "tiene fortalezas y debilidades en materia de seguridad", pero que "es necesario buscar una ecuación perfecta" que acompañe la comunidad internacional.

Indicó que la OEA está dispuesta a colaborar con el Gobierno de Honduras para resolver el problema de inseguridad, y no descartó la posibilidad de que pueda asesorar a la Comisión de Reforma a la Seguridad Pública, recién creada para depurar la Policía Nacional.

Los tres miembros hondureños de la Comisión de Reforma a la Seguridad Pública fueron nombrados el lunes por el presidente hondureño, Porfirio Lobo, quedando pendiente el anuncio de los dos extranjeros que integrarán este órgano.

"La comunidad internacional es consciente que el problema que enfrenta Honduras es un problema de todos y que todos debemos de contribuir a resolverlo, por eso la OEA puede facilitar esa cooperación", subrayó Briones.

Desde noviembre de 2011, la Policía de Honduras está en proceso de depuración debido a las múltiples denuncias contra agentes y oficiales involucrados en delitos como homicidios, narcotráfico, extorsión, secuestros y robo de vehículos, entre otros.