•   Ciudad Juárez, México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La ONU exigió hoy la inmediata liberación de Israel Arzate, tras constatar que confesó bajo tortura su supuesta participación en la matanza de 15 jóvenes ocurrida hace dos años en Ciudad Juárez, norte de México.

Arzate, un vendedor de discos, fue detenido con base en un reporte de robo de vehículo por agentes civiles y militares el 3 de febrero de 2010, a la edad de 24 años, tres días después de que 15 jóvenes fueran asesinados en el barrio Villas de Salvárcar.

Sus derechos fueron violados, dijo hoy en rueda de prensa el representante en México de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Javier Hernández, tras visitarlo en la prisión en que se encuentra en el estado de Chihuahua.

Señaló que con base en la investigación realizada por el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria de la ONU (Organización de las Naciones Unidas), que en febrero pasado declaró arbitraria la detención de Arzate, se recomendó su liberación inmediata y una "investigación imparcial de las denuncias de tortura".

El representante afirmó que las pruebas fueron presentadas a la Secretaría de Defensa Nacional y "no fueron refutadas, mientras que las recomendaciones fueron aceptadas".

"Si las autoridades aceptan las recomendaciones y no refutan las pruebas del Grupo de Trabajo, a dónde vamos a llegar", cuestionó Hernández, quien destacó que se trata de "un caso preocupante y que merece la debida atención de las autoridades, así como de la ciudadanía".

"La situación de seguridad actual de Arzate dentro del penal en que se encuentra es buena; sin embargo, su situación psicológica es devastadora y no ha recibido atención en ese sentido, por lo que también se exige que se le ofrezca atención personalizada", dijo.

"Si la tortura sigue siendo aplicada por los responsables de brindar seguridad, si confesiones extraídas por este medio siguen siendo usadas y aceptadas como evidencia en los juicios", si no se previene, investiga y sanciona esta práctica, la reforma en materia de derechos humanos "será letra muerta", afirmó.

Dicha reforma, que entró en vigor en junio pasado, amplió el marco normativo sobre derechos fundamentales al equiparar los tratados internacionales en la materia con la Constitución del país.

Durante la conferencia de prensa se presentó un vídeo de la declaración de Arzate ante un juez de garantías donde se le impide mostrar las huellas de tortura en su cuerpo.

Además, el juez del caso rechazó como prueba la evidencia recabada por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), que le aplicó un reconocimiento médico previsto por el Protocolo de Estambul con el que demostró que la confesión fue extraída bajo tortura severa.

Según la organización no gubernamental Oficina de Washington para América Latina (WOLA), Arzate recibió choques eléctricos en el pecho y el abdomen, le pusieron una bolsa de plástico en la cabeza y sus interrogadores le dijeron que su esposa estaba en una habitación contigua y que la iban a violar.