•   Fort Meade, Maryland, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La defensa del soldado Bradley Manning, acusado de filtrar miles de documentos a WikiLeaks, solicitó hoy que se recuse el caso ante la negativa de la acusación de entregar ciertas pruebas catalogadas como clasificadas.

En una audiencia en la que las Fuerzas Armadas de EE.UU. acusaron formalmente a Manning de ayudar a la red terrorista Al Qaeda mediante la filtración a WikiLeaks, el abogado del soldado solicitó que se entregue toda la información, incluida la clasificada según las normas de la Justicia militar.

El Gobierno considera que ese tipo de información entra en otra categoría.

La acusación aseguró que David Coombs, el abogado civil del soldado, ha recibido los documentos excepto "una pequeña parte", que, según dijo el capitán Ashden Fein, requieren ser protegidos por motivos de seguridad.

En respuesta, Coombs solicitó que desestimen todos los cargos imputados a su cliente y el sobreseimiento de la causa y la acción, es decir, que en el caso de que fuera aceptada su petición Manning no pudiera volver a ser juzgado.

La jueza que lleva el caso, la coronel Denise Lind, admitió estudiar la petición de la defensa, aunque, según indicó a la prensa un miembro del servicio jurídico militar que habló en condición de anonimato, tiene un plazo de unas dos semanas para dar una respuesta.

Manning, que compareció de nuevo con el uniforme verde oscuro, de trabajo, del Ejército, atendió a la audiencia en silencio, tomó notas e intercambió algunos comentarios con su abogado defensor.

Estaba previsto que la jueza fijara hoy el calendario para las próximas audiencias y la fecha del juicio que quedó pendiente. Lind escuchó otras peticiones de la defensa y rechazó una de las mociones solicitadas por Coombs para que se enunciarán los cargos que enfrenta Manning de manera más detallada para "evitar sorpresas durante el juicio".

El soldado, de 24 años, está acusado de 22 cargos, entre ellos "ayuda al enemigo", robo de bienes públicos y documentos, difusión de información relativa a la defensa y violación del reglamento del programa de seguridad de información de las Fuerzas Armadas.

Durante la audiencia, la jueza pidió a la acusación que definiera quién es el enemigo, a lo que el capitán Fein respondió Al Qaeda y Al Qaeda en la Península Arábiga.

La acusación considera que miembros del grupo terrorista pudo acceder a través de internet a los más de 700.000 documentos que supuestamente Manning entregó a WikiLeaks, la página web fundada por el australiano Julian Assange.

Manning trabajó como analista de información en Irak desde octubre de 2009 hasta su detención en mayo de 2010, cuando un informante del Pentágono, el pirata informático Adrian Lamo, supuestamente lo delató.

Si es declarado culpable podría ser condenado a cadena perpetua, mientras que su defensa ha solicitado una pena máxima de 30 años.

En la audiencia de lectura de cargos, Manning rechazó declararse culpable o inocente, en lo que puede ser una maniobra para tratar de llegar a un acuerdo y reducir la pena.

La defensa rehusó en la audiencia de lectura de cargos celebrada en febrero presentar la declaración de culpabilidad o inocencia de Manning, que podría producirse en cualquier audiencia, en lo que puede ser una maniobra para tratar de llegar a un acuerdo y reducir la pena.

En la puerta de acceso a la base habilitada para los medios de comunicación, una docena de manifestantes esperaban con pancartas en apoyo al soldado.

La red de apoyo a Manning ha organizado una serie de vigilias en todo el país para mostrar su oposición y recaudar dinero para su causa.

Sus afiliados consideran que la información filtrada, que incluye cables del Departamento de Estado, vídeos y registros de las guerras de Irak y Afganistán, no puso en peligro a nadie ni fue hecha pública con el objeto de ayudar al enemigo.

Por otra parte, se supo que los correos electrónicos relacionados con el caso que había reclamado el equipo de la acusación que no había recibido fueron rechazados, según la defensa, por los filtros informáticos del Pentágono por contener la palabra WikiLeaks.

El capitán Fein explicó este jueves que los mensajes habían sido "bloqueados por un filtro de 'spam' por seguridad", aunque no indicó más detalles.

No obstante, según el abogado de Manning, "aparentemente fueron bloqueados porque contenían la palabra WikiLeaks en alguna parte del texto".