•   Miami, Florida, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El descubrimiento de fósiles de dos especies de camellos en Panamá, con hocicos enormemente alargados, demuestra que estos animales vivieron en Centroamérica hace 20 millones de años, y los científicos tratan ahora de determinar si eran antecesores de la alpaca y la llama de Suramérica.

"Nunca antes se habían hallado en América Central camellos de esa antigüedad. Se habían encontrado en México, pero éstos son incluso más jóvenes", dijo hoy a Efe Bruce MacFadden, curador de Paleontología de Vertebrados del Museo de Historia Natural de Florida (EEUU).

El hallazgo arroja nueva luz en la historia de los trópicos, una región que contiene más de la mitad de la biodiversidad del mundo y algunos de los más importantes ecosistemas.

Aldo Rincón, geólogo que dirigió el informe elaborado sobre este hallazgo, resaltó que los fósiles representan el primer reporte de estos "pequeños y extraños" camellos en esa región.

"A su vez, confirman una conexión terrestre entre la parte sur de Centroamérica, México, Texas y Florida en el Mioceno temprano" (hace unos 20 millones de años), precisó a Efe Rincón.

Este científico halló los fósiles en la zona de excavaciones de Las Cascadas durante las investigaciones paleontológicas y geológicas que realizan el Instituto de Investigación Tropical Smithsonian y el Museo de Historia Natural de Florida en colaboración con la Autoridad del Canal de Panamá.

"Además de agregar una pieza muy importante en la evolución de esta subfamilia, los nuevos fósiles ofrecen la oportunidad de entender la relación entre estos extraños fósiles y los camellos actuales y las llamas", destacó.

Rincón, quien realiza un doctorado de Geología en la Universidad de Florida (UF), dijo que las especies encontradas pertenecen a una "extraña subfamilia" de camellos fósiles, Floridatragulinae, que ha sido previamente reportada sólo en los subtrópicos: Florida, Texas (EEUU) y México.

"Los fósiles del Canal de Panamá presentan afinidades con otros de Norteamérica y hasta el momento no hay ningún fósil que esté relacionado con faunas suramericanas. Esta subfamilia, aunque poco conocida, está caracterizada por hocicos sorprendentemente alargados", explicó.

Algunas descripciones, añadió, indican que tenían dientes parecidos a los de los cocodrilos por su alargado hocico. De acuerdo con el informe del hallazgo publicado en la revista Journal of Vertebrate Paleontology, se cree que las especies de los fósiles descubiertos no tenían joroba y que se levantaban en dos patas.

"Los primeros fósiles fueron encontrados en 2008. Sin embargo, la preparación y clasificación requirió aproximadamente dos años, sin contar el proceso de revisión y publicación", dijo Rincón.

MacFadden, por su parte, subrayó que "también se han encontrado camellos en Estados Unidos, de manera que esta es una extensión sureña de nuestros conocimientos sobre dónde vivían los camellos en el pasado".

"Vamos a analizarlos y esperamos aprender más sobre cómo eran sus vidas", agregó el científico que integra un equipo de investigación de la UF. Además "estamos tratando de determinar si éstos eran los antecesores de la alpaca y de las llamas que viven actualmente en Suramérica".

Las especies descubiertas, Aguascalientia panamaensis y Aguascalientia minuta, se considera que son también los mamíferos más antiguos hallados hasta ahora en Panamá.