•   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El papa Benedicto XVI celebró su onomástica, san José, trabajando, como todos los días, con la mirada puesta en el viaje que emprenderá el próximo viernes a México y Cuba, y recibiendo cientos de felicitaciones de todos los rincones del mundo.

El pontífice, cuyo nombre de pila es Joseph (José), celebra, conforme a la tradición cristiana, la fecha del "santo", algo que se ha perdido en los países occidentales de creencia católica.

Su cumpleaños es el 16 de abril (nació en Marktl am Inn, Alemania, en 1927) y en los últimos años han acudido a Roma compatriotas alemanes para festejarlo con conciertos en su honor.

Aunque hoy es festivo en el Vaticano y el papa no tuvo audiencias, Benedicto XVI habló por teléfono con diferentes dirigentes políticos de todo el mundo, entre ellos el primer ministro italiano, Mario Monti, que le llamó para felicitarle.

El portavoz vaticano y director de Radio Vaticano, Federico Lombardi, le felicitó desde los micrófonos de la emisora de la Santa Sede y señaló que el papa Ratzinger "se inspira en san José, hombre justo y humilde".

Lombardi recordó el viaje del papa en 2009 a Camerún, que coincidió con su onomástica, y subrayó que en aquella ocasión el pontífice afirmó que en san José no hay separación entre "fe y acción porque su fe orienta de manera decisiva sus acciones".

Benedicto XVI -agregó Lombardi- dijo también que san José fue un "hombre justo" y aseguro que se inspiraba en este "humilde y sublime modelo".

"Con ese espíritu le deseamos de corazón un feliz día de su santo sereno, ante los próximos compromisos de fe y servicio que tiene", añadió Lombardi.

Entre esos está el viaje que efectuará del 23 al 28 de marzo a México y Cuba, su segunda visita a América Latina y la primera a dos países de lengua española.

Ayer, domingo, durante el ángelus, Benedicto XVI pidió a los fieles que recen por él, para que el viaje "dé abundantes frutos de vida cristiana y renovación eclesial, que ayuden al auténtico progreso de esos pueblos".

"Suplico oraciones por mi próximo viaje apostólico a México y Cuba, donde tendré la dicha de ir dentro de unos días para confirmar en la fe a los cristianos de esas amadas naciones y de toda Latinoamérica", dijo.

El pontífice encomendó el viaje a la virgen María, "que en aquellas benditas tierras recibe los nombres entrañables de Guadalupe (patrona de México) y la Caridad (de El Cobre, patrona de Cuba)".