•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un millar de indígenas inició hoy una larga caminata desde la ciudad norteña de Cobán hasta la capital guatemalteca, para demandar al Gobierno que preside Otto Pérez Molina que atienda la conflictividad agraria en el país.

Un dirigente del Comité de Unidad Campesinas (CUC), que convocó a la marcha, Aparicio Pérez, explicó hoy a Efe por teléfono que la marcha se inició luego de una ceremonia maya y que en el transcurso del día esperan recorrer 30 kilómetros.

Cada día caminarán de entre 20 y 30 kilómetros para completar los 212 que hay de distancia entre Cobán y la capital de Guatemala.

Aparicio aseguró que esperan llegar a la capital el 27 de marzo entre 8.000 y 10.000 indígenas, campesinos, dirigentes sindicales y maestros que se les unirán en la carretera.

Las principales demandas al Gobierno son que atienda la conflictividad agraria, que cancele las exploraciones mineras y que se les condone la deuda agraria que llega a unos 130 millones de dólares, lo cual vendría a beneficiar a unas 100 comunidades, añadió.

Además, dijo, que el Congreso apruebe la Ley de Desarrollo Rural Integral que se planteó hace 12 años para que los pueblos indígenas ya no sufran de hambre y miseria.

El presidente de Guatemala anunció que ha nombrado una comisión de alto nivel para que escuchen las demandas de los indígenas y campesinos para buscar una solución satisfactoria.

La comisión la integran la Secretaría de Asuntos Agrarios, la Comisión Presidencial para el Desarrollo Rural Integral y la Secretaría de Comunicación Social, entre otros.

"Tienen todo el derecho de hacer sus peticiones, esperamos que respeten los derechos de los guatemaltecos y dejen el tránsito libre", dijo el mandatario, quien anunció que también se respetarán las garantías de las organizaciones que participan en la marcha.

El presidente Pérez subrayó que al tener el pliego de peticiones se hará un análisis para que el Gobierno las atienda en la medida de sus posibilidades.

"Realizamos esta marcha por la urgente necesidad de resolver la conflictividad agraria en el país, por que se respeten los territorios y la madre naturaleza donde las comunidades han dicho que no quieren empresas mineras ni de monocultivos", dijo el CUC en un comunicado.

La caminata, dijo Aparicio Pérez, se realiza a un año de que el anterior Gobierno, que presidió Álvaro Colom, desalojó a cientos de familiares del Valle del Polochic, en el norte del país, para favorecer a un ingenio azucarero.

"Demandamos que se aborde con seriedad la problemática de la tierra y que se terminen con los desalojos", recalcó.

En este país centroamericano, eminentemente agrícola, existe una enorme desigualdad de la tierra, ya que el 80 % está en manos de terratenientes, calculados en el 5 % de los 14 millones de habitantes, que se dedican a los monocultivos para la exportación.

Esta será la primera marcha de los indígenas y campesinos durante el Gobierno de Pérez, que asumió el poder el 14 de enero pasado para un periodo de cuatro años, y quien se ha comprometido a impulsar el desarrollo rural en el país para beneficiar a este sector.