•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Las autoridades penitenciarias de Panamá desmintieron hoy rumores sobre el supuesto fallecimiento del exdictador Manuel Antonio Noriega, preso desde diciembre en este país, pero indicaron que sufre una gripe y es atendido en el penal.

"El detenido Manuel Antonio Noriega padece de un resfriado, por lo que se le está brindando atención médica dentro del Centro de Rehabilitación El Renacer", señaló en un comunicado el director del Sistema Penitenciario panameño, Ángel Calderón.

Calderón salió así al paso de rumores divulgados en las redes sociales de Internet que apuntaban al fallecimiento de Noriega o a que había sido internado en el Hospital Santo Tomás (estatal), donde ya estuvo recluido en cuidados intensivos por una isquemia cerebral.
"Sólo se trata de una gripe a la que se le está dando seguimiento", subrayó Calderón.

La semana pasada, un equipo médico que atiende a Noriega, de 78 años, dijo que el exdictador es un paciente de "algo riesgo" cuyo confinamiento carcelario lo puede llevar a una muerte súbita, de lo cual responsabilizaron al Gobierno.

El grupo de cuatro doctores, entre ellos un cardiólogo y un neurocirujano, indicó en rueda de prensa que Noriega, además de ser atendido por hipertensión arterial, colesterol, trastornos en la próstata y úlcera péptica, padece un tumor cerebral benigno y una probable enfermedad coronaria.

Eduardo Reyes, médico general, explicó que el tumor le fue detectado a Noriega durante su encarcelamiento en Francia, país desde el que fue extraditado en diciembre pasado, mientras que la enfermedad cardíaca fue constatada el mes pasado en la sala de cuidados intensivos del Hospital Santo Tomás.

Los galenos se quejaron de que en la cárcel El Renacer, 40 kilómetros al norte de la capital, Noriega no tiene las condiciones que requiere un paciente de alto riesgo como él, por lo que, según ellos, su estancia en dicho penal pone en peligro su vida.

Destacaron que el sistema penitenciario será responsable de cualquier daño grave a su salud o la acentuación de su enfermedad.

Los abogados de Noriega han solicitado su excarcelación y hospitalización para que reciba mejor atención médica y esperan una respuesta de las autoridades penitenciarias.

El Código Penal establece que si un juez lo considera oportuno puede conceder a los presos mayores de 71 años que estén enfermos el beneficio de cumplir sus condenas en su domicilio.

La ley exceptúa de esa norma a los condenados por delitos de lesa humanidad y desapariciones.

El pasado 9 de febrero Noriega regresó a la cárcel El Renacer tras pasar cinco días hospitalizado en cuidados intensivos.

El exgeneral, quien gobernó de facto Panamá entre 1983 y 1989, retornó el 11 de diciembre al país tras cumplir 21 años de cárcel en Estados Unidos y Francia por delitos de narcotráfico y lavado de dinero.

Noriega fue derrocado por una invasión militar estadounidense en 1989 y cumple en Panamá penas de 60 años de cárcel por diversas condenas relacionadas con delitos como homicidio, violaciones a los derechos humanos y daños al medio ambiente.