•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Fuertes tormentas con precipitaciones e intensas ráfagas de viento y granizo, con piedras de más de 3 centímetros de diámetro, se abatieron sobre la capital argentina y sus alredores la noche del lunes.

El fenómeno, que se produjo en plena hora pico, hizo bajar la temperatura alrededor de 15 grados en menos de tres horas y ocasionó dificultades al regreso de automovilistas sobre las salidas de Buenos Aires.

Varias líneas del metro tuvieron que ser suspendidas y el servicio de trenes sufrió demoras, al tiempo que se produjeron embotellamientos en calles y avenidas de la ciudad.

La caída de granizo, con piedras del tamaño de una pelota de golf, obligó a los automovilistas a buscar reparo debajo de puentes, marquesinas, techos y árboles para evitar abolladuras en la chapa de los vehículos.

La intensa lluvia obligó a la presidenta Cristina Kirchner a suspender su participación en un acto en la localidad bonaerense de Ezeiza, donde iba a inaugurarse un hotel.

El Servicio Meteorológico Nacional informó que el fenómeno se extenderá hasta el martes y afectará también varias localidades de la provincia de Buenos Aires.

La última vez que granizó en Buenos Aires fue el 12 de agosto del año pasado, cuando hubo caída de árboles y rotura de techos, con piedras de entre 3 y 5 centímetros.