•   Montevideo, Uruguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades del hospital de la Asociación Española de Socorros Mutuos de Uruguay pidieron a la Justicia que llegue "a sus últimas consecuencias" en la investigación de los crímenes cometidos por uno de sus enfermeros y rechazó que éstos se deban a errores en los mecanismos de control.

En un comunicado, la Asociación Española, una de las más prestigiosas mutualistas médicas uruguayas fundada en 1853 por emigrantes españoles, manifestó su repudio por los asesinatos y expresó su "dolor y solidaridad" con los familiares de las víctimas.

Para la Asociación, los hechos denunciados y que se encuentran en disposición de la Justicia constituyen "una modalidad sorpresiva e inédita" de delito, que surgen de "conductas individuales criminales" y que vulneraron unos protocolos que aplica su hospital "que se ajustan a la normativa nacional e internacional existente orientados a la prevención de mala praxis".

En ese sentido, la organización, que en sus estatutos aún recoge la exigencia de ser español o descendiente de españoles para ser socio de pleno derecho, apuntó que es una de las más interesadas en "esclarecer los hechos" y llegar "a las últimas consecuencias" y que por eso colaboró "rápida y activamente con la Justicia" en cuanto supo del caso.

"Las conductas criminales de los procesados, que ya están fuera de la institución, no deben poner en tela de juicio la honestidad y capacidad profesional de más de 1.400 auxiliares de enfermería que diariamente desarrollan su tarea con responsabilidad, sacrificio y dedicación", reafirmó la Asociación.

Uruguay quedó el domingo pasado alarmado por el procesamiento de a dos enfermeros, uno empleado de la Asociación Española y otro del Hospital Maciel, acusados de asesinar al menos a 16 pacientes ingresados en unidades de cuidados intensivos.

El enfermero J. A. A, de 46 años, admitió ante el juez haber matado a once pacientes en la Asociación Española, mientras que el otro enfermero habría confesado cinco asesinatos aduciendo "piedad" por la gravedad de las enfermedades de las víctimas.

A la espera de que surjan novedades sobre las investigaciones, las especulaciones sobre los móviles de los crímenes se multiplicaron el lunes en los medios de comunicación locales.

Se habla desde que había una competición entre ambos hasta que mataron a los pacientes que les caían mal. Lo cierto es que, según la Justicia, no todos los pacientes eran terminales.