•   Beirut, Líbano  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Expertos internacionales enviados por Kofi Annan para intentar frenar las “matanzas” llegaron este lunes a Siria, pocas horas después de que violentos combates opusieran a soldados y desertores en un barrio de Damasco en donde hay embajadas y oficinas de los servicios secretos.

En tanto, en Moscú, el Ministerio ruso de Relaciones Exteriores instó a Siria a aceptar “inmediatamente” la petición del Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, de instaurar una tregua diaria, en apoyo al pedido del jefe del organismo, Jakob Kellenberger, con quien se había reunido poco antes el canciller ruso Serguei Lavrov.

“Las dos partes exhortaron al Gobierno sirio y a los grupos armados a aceptar inmediatamente una tregua diaria humanitaria para permitir el acceso del CICR a los heridos y civiles que deben ser evacuados”, señaló la Cancillería en un comunicado.

En total 18 personas, de las cuales diez civiles, murieron el lunes en hechos de violencia en todo el país, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos, OSDH.

Los enfrentamientos nocturnos de Mazre, un barrio de Damasco donde hay embajadas y oficinas de los servicios secretos, son “los combates más importantes y más cercanos a los centros de Seguridad en Damasco desde el inicio de la revuelta” el 15 de marzo de 2011, afirmó Rami Abdel Rahman, Presidente del opositor OSDH con sede en Gran Bretaña.

Ejército sufre 18 bajas
Rahman precisó que dos soldados del ejército regular murieron y otros 16 resultaron heridos en enfrentamientos que duraron varias horas. Cuatro rebeldes murieron y varios resultaron heridos o fueron detenidos.

La televisión oficial informó, por su parte, que “tres terroristas murieron” y lamentó la muerte de un miembro de las Fuerzas de Seguridad. El régimen del presidente Bashar al Asad no reconoce las protestas y califica de “bandas terroristas” a los opositores y desertores.

Según Murtada Rashid, un militante en el lugar, “estas operaciones en Damasco apuntan a quitarle presión a las regiones” cercanas a donde el ejército reprime la revuelta. El ejército desplegado en provincia fue enviado a Damasco al comienzo de los combates, afirmó.

“Tuvimos mucho miedo pero ahora las calles están libres y los negocios abiertos”, declaró a la AFP una habitante de Mazré.

Por la tarde, nuevos combates estallaron en Qabun y en Bazre, otros dos barrios de la capital, según el OSDH.

Estos enfrentamientos se producen luego de tres atentados el sábado y el domingo en Damasco y Alepo, norte, segunda ciudad del país, por los que la oposición y el régimen se acusaron mutuamente de ser los responsables.