•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de EU Barack Obama, afirmó que no hay ninguna razón para que su país e Irán estén "divididos", en un vídeo con ocasión del año nuevo persa, Nowruz, en el que también pide al Gobierno de Teherán que no niegue a sus ciudadanos el acceso a la información.

Para el pueblo de Irán, esta festividad de Nowruz "llega en un momento de tensión continua entre nuestros dos países", afirma Obama en el vídeo, divulgado hoy por la Casa Blanca.

"No hay ninguna razón para que Estados Unidos e Irán estén divididos", continúa el presidente, que recuerda luego que las flotas de los dos países se han enfrentado juntas al peligro de la piratería y que "desde Facebook a Twitter" los ciudadanos de ambas naciones usan las mismas herramientas para comunicarse y "enriquecer" sus vidas.

Sin embargo, "cada vez más al pueblo iraní se le está negando la libertad básica de acceder a la información que desea", denuncia Obama, quien agrega que el régimen de Teherán "controla computadores y teléfonos móviles con el único propósito de proteger su poder".

En las últimas semanas "las restricciones de (acceso a) Internet han llegado a ser tan severas que los iraníes no pueden comunicarse libremente con sus seres queridos dentro de Irán o más allá de sus fronteras", subraya Obama.

El Gobierno iraní, que ha impuesto "una cortina electrónica" en el país, "tiene la obligación de respetar el derecho universal de su pueblo a hablar y pensar por sí mismo", anota el presidente.

Además, en el vídeo Obama vuelve a instar a Irán a "cumplir sus obligaciones" respecto a su programa nuclear y a buscar "un camino de responsabilidad".

El pasado miércoles Obama advirtió a Irán de que la "ventana" abierta para llegar a una solución diplomática sobre su programa nuclear "se está encogiendo" e instó a ese país a comprender que el diálogo "es su mejor apuesta".

En las últimas semanas, Israel ha insinuado que se plantea un posible ataque preventivo contra las instalaciones nucleares iraníes en los próximos meses, con el argumento de que la amenaza es demasiado peligrosa.

El Gobierno de Obama ha expresado su oposición a esa posibilidad al considerar que sería una iniciativa contraproducente y peligrosa, que dejaría al régimen iraní en posición de víctima y podría suscitar represalias en el mundo musulmán, entre otras graves consecuencias.

No obstante, Obama ha indicado en varias ocasiones que "todas las opciones están sobre la mesa", incluida la vía militar, para impedir que Irán obtenga un arma nuclear.