•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, exhortó al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y a la Fiscalía General "a cumplir sus responsabilidades" y actuar contra opositores que denuncian una contaminación masiva del agua potable, lo que calificó de "terrorismo mediático".

Eso es "terrorismo mediático" que afecta la salud mental y genera zozobra, por lo que "exhorto a cumplir con sus responsabilidades" a la presidenta del TSJ, Luisa Estrella Morales, y a la titular de la Fiscalía General, Luisa Ortega, dijo el gobernante en una sesión ministerial televisada.

Chávez remarcó que no le cabe duda de que así se incurre en algún delito y que ante ello no pueden "seguir siendo la República boba con el Gobierno bobo" que caracterizó sus primeros años de gestión, cuando, aseguró, "se conspiraba abiertamente" y nadie era castigado.

El jefe de Estado inscribió el asunto dentro de la "guerra sucia" de la que acusa a la oposición de cara a las elecciones que el 7 de octubre decidirán el período presidencial de 2013-2019 entre él y el candidato opositor, Henrique Capriles.

El gobernador del estado Carabobo, Henrique Salas, contrario al Gobierno de Chávez, denunció la semana pasada problemas en el tratamiento del agua potable en ese estado, lo que, aseguró, afecta al vecino estado Aragua y Distrito Capital, tras lo cual diversos otros opositores se sumaron a la denuncia.

Chávez sostuvo que nadie ha presentado pruebas en ese sentido y felicitó al ministro de Ambiente, Alejandro Hitcher, quien fue el primero en atribuir las denuncias sobre la calidad del agua potable a una "campaña terrorista" y acusar a sus autores de "estar creando un estado de pánico en la población".