•   Toulouse, Francia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La policía tenía acorralado el miércoles en Toulouse (sur) a un francés de origen magrebí sospechoso del asesinato de cuatro judíos y tres militares, que se reivindicó miembro de Al Qaida y dijo que se rendiría por la tarde.

Las viviendas del edificio donde el sospechoso está rodeado por la policía fueron evacuadas el miércoles por la mañana, constató la AFP.

Los habitantes del edificio de cuatro pisos habían permanecido encerrados en sus viviendas, como les había pedido la policía, desde la madrugada, cuando empezó la operación.

Según fuentes cercanas a la investigación, el sospechoso es Mohammed Merah, de 23 años de edad, de nacionalidad francesa y de origen argelino.

El ministro del Interior, Claude Guéant, indicó que el sospechoso afirmó que se rendiría el miércoles por la tarde.

"No sé si es verdad, que se rendirá por la tarde", declaró el ministro, poco antes de anunciar que el diálogo entre el sospechoso y la policía se había interrumpido.

"Nuestra preocupación principal es detenerlo y detenerlo en condiciones tales que podamos presentarlo a la justicia", dijo Guéant. "Nuestra preocupación es detenerlo vivo (...) para el buen funcionamiento de la justicia", agregó.

"Necesitaremos también trabajar sobre las conexiones que él podría tener con otras personas", precisó el ministro.

Es "una persona que está vinculada a gente que se reivindica como cercana al salafismo y a la yihad", había declarado anteriormente Guéant.

Indicó asimismo que Merah había participado en el "yihad" (guerra santa islamista) en la región fronteriza entre Pakistán y Afganistán.

"Dice ser un 'muyahidín' (combatiente de Dios), pertenecer a Al Qaida y haber querido vengar a los niños palestinos y castigar a las fuerzas armadas de Francia por sus intervenciones en el extranjero", dijo el ministro, precisando que el sospechoso "tiene vínculos salafistas y yihadistas".

Paralelamente, fuentes cercanas a la investigación dijeron que el sospechoso fue detenido ya en Afganistán a fines de 2010 por delitos comunes.

El ministro, presente en el lugar de la operación, indicó que la madre del sospechoso "fue trasladada al lugar y le propusieron que hablara con su hijo para hacerle entrar en razón, pero no deseó hacerlo e indicó que apenas tenía influencia sobre él".

Fuentes judiciales anunciaron luego que su madre, su hermano y la compañera de éste fueron detenidos el miércoles. Sus detenciones en el marco de la investigación, que según la ley francesa pueden durar hasta cuatro días en casos de terrorismo, empezaron el miércoles a primera hora de la mañana.

La policía allanó durante varias horas los domicilios de la madre y del hermano del sospechoso.

Al preguntársele al respecto, el ministro francés del Interior declaró que se trata de detenciones preventivas.

La policía dio con el sospechoso gracias al rastreo en internet de la dirección IP de su hermano.

Las autoridades están convencidas de que se trata del autor de los asesinatos de siete personas, tres niños judíos, un rabino y tres paracaidistas perpetrados en Toulouse y la ciudad vecina de Montauban en los últimos diez días, cada vez utilizando la misma moto y la misma arma.

Dos policías fueron heridos en las primeras horas de la operación de las unidades de élite, que empezó a las 03H00 (02H00 GMT) en un barrio residencial de Toulouse.

Mohammed Merah está acorralado en el primer piso del edificio.

El presidente Nicolas Sarkozy reunió por la mañana a los representantes de las grandes religiones de Francia, entre ellos los judíos y los musulmanes. "Quise reunirlos juntos para mostrar que el terrorismo no puede fracturar nuestra comunidad nacional", declaró.

Las autoridades musulmanas y judías de Francia rechazaron toda amalgama entre los atentados y el islam. El presidente del Consejo Francés del Culto Musulmán, Mohammed Moussaoui, declaró que esos actos están "en contradicción total con los fundamentos" del islam.

Los tres niños judíos y el rabino asesinados el lunes fueron trasladados a Israel y recibieron sepultura el miércoles en un cementerio de Jerusalén.

Los funerales de los tres militares muertos el 11 y el 15 de marzo en Toulouse y en la vecina ciudad de Montauban, todos de origen magrebí, serán celebrados el miércoles por la tarde en Montauban, en presencia de Nicolas Sarkozy y de varios dirigentes políticos.

Mohamed Merah "era seguido desde hace varios años" por los servicios de inteligencia franceses, "pero nunca ningún elemento pudo hacer pensar que preparaba una acción criminal", según el ministro del Interior.

Precisó que pertenecía a un "grupo ideológico" que "no pareció nunca dispuesto a pasar a realizar actos criminales".